jueves, 13 de marzo de 2008

SE ACERCA PURIM

DEL DUELO AL REGOCIJO
Purim significa "echar la suerte". Hace más de 2500 años, en la Persia imperial del Rey Ajashverosh (Asuero), se echó suertes para determinar el día en que se exterminaría a todos los judíos de su reino, dispersos en los 127 países de su dominio. ¿Por qué? Bien, porque eran visto como "un pueblo disgregado y disperso en el mundo, que la ley del Rey no cumple...", de acuerdo a las palabras del intolerante de turno. Era un hombre que todo lo tenía. Poder, honor, riquezas, familia... Pero algo le faltaba: mientras todos los habitantes de Shushan, la ciudad capital del reino, lo reverenciaban y le rendían pleitesía sometiéndose a cuanto vejamen el déspota decidía, hubo un judío, tan solo uno, que no lo hacía: Mordejai. Hamán, el malvado ministro de la corte del Rey, lo notó. Le molestaba que Mordejai no se arrodillase ante él. Y tirando la suerte, decidió que el día 14 de Adar serían masacrados todos los judíos del reino. He aquí el duelo y al ayuno que hasta el día de hoy, en recuerdo de ese episodio, se sigue observando.
Por otro lado la historia de esta fiesta tiene otro nombre: Ester. Era una bella mujer. La Torá menciona otras mujeres hermosas como Sara o Rajel, pero la belleza de Ester dejo su impronta en su destino: Su especial condición la condujo al palacio real de Ajashverosh a ocupar el lugar vacante de Vashti, la otrora reina, que decidió rebelarse ante su esposo y rey. Ester habría de ser una reina judía en tierras extrañas.
Será allí, en medio de traiciones y riquezas, de conveniencias y mentiras donde Ester descubrirá su judaísmo. No dejaría de ser reina. No perdería su belleza. Pero sabría quién era, qué era. Y siguiendo los consejos de Mordejai, se jugó su propia vida en defensa de su pueblo. Y finalmente, los únicos ejecutados fueron Amán y todos los suyos. Por eso decimos, ¡de la alegría al regocijo!

PARA COMPARTIR LA HISTORIA DE PURIM CON TUS HIJOS Y NIETOS
“Había una vez, en una ciudad de Persia llamada Shushán, un rey llamado Ajashverosh. Ajashversoh estaba casado con Vashti. Un día, mandó Ajashverosh a llamar a Vashti, pero Vashti se negó a venir. El rey se enojó con la mujer y decidió casarse con otra. Ajashverosh ordenó traer a las mujeres más bonitas del imperio para que el pueda elegir a su futura reina.
Mordejai tenia una sobrina muy linda que se llamaba Ester. Mordejai insistió para que Ester se presente en el concurso que había organizado el rey Ajashverosh. Ester se presento y Mordejai se quedó cerca del palacio de Ajashverosh para observar que nada malo le ocurra a su sobrina. Una noche, mientras estaba Mordejai cerca de la puerta del palacio, escuchó a dos sirvientes del rey que estaban planificando un complot en contra del rey Ajashverosh. Inmediatamente, comunicó ésto Mordejai a su sobrina Ester, que mandó a decir al rey por medio de uno de los sirvientes que se planificaba contra él un complot. Ajashverosh ordenó una investigación profunda y descubrió que era verdad.
Cuando el rey Ajashverosh vio por primera vez a Ester, se enamoró y pidió que ella sea su reina. Más adelante, nombró a uno de sus ministros, de nombre Hamán, como el más importante de los ministros. Hamán odiaba a Mordejai por su astucia y porque había revelado el complot. Un día convenció Hamán a Ajashverosh de exterminar a todo el pueblo de Mordejai, el pueblo judío, y convenció al rey Ajashverosh de despertar su desconfianza contra el pueblo judío. Hamán echo suertes y decidió que la fecha en que se produciría la destrucción del pueblo judío seria el 13 de Adar. Hamán envió cartas a todas las provincias y ciudades del imperio para que cumplan con sus designios.
Mordejai se enteró de los propósitos de Hamán y pidió a la reina Ester que convenza al rey Ajashverosh que no siga con este plan. La reina Ester ayunó y luego fue a visitar al rey Ajashverosh para invitarlo a él y a Hamán a un banquete. En el banquete reveló la reina Ester los propósitos de Hamán. Ajashverosh se enojó mucho y mandó colgar a Hamán. El decreto que Hamán había enviado a todas las provincias del imperio fue revocado y, en su lugar, los judíos de todo el imperio se defendieron de sus enemigos. El día 13 de Adar, en lugar de acontecer un desastre para el pueblo judío, fue un día en que los judíos vencieron a sus enemigos bajo la conducción de Mordejai y de la reina Ester y fueron ejecutados los enemigos de Israel, entre ellos, los hijos de Hamán, que eran parte del plan de su padre.
Desde entonces y hasta hoy, se festeja en todo el mundo judío la fiesta de Purim, por la victoria de los judíos sobre nuestros enemigos, por la astucia de Mordejai y por la belleza e inteligencia de Ester.”
ALGUNAS COSTUMBRES DE PURIM
Lectura de la Meguilá: Donde se relata la historia de Purim, haciendo ruido cada vez que se pronuncia el nombre de Hamán, y tratando de hacer presente ese episodio en nuestras vidas.
Mishloaj manot: Es muy difundida la costumbre de regalar alimentos y/o bebidas, a al menos dos personas durante Purim.
Matanot Laebionim: Si bien la tzedaká siempre está presente, en Purim se enfatiza el precepto de ofrecer obsequios o dinero a las personas necesitadas.
El banquete de Purim: La alegría debe ser completa. Con comida, vino y amigos alrededor de tu mesa, ¡seguro que lo será!