viernes, 9 de mayo de 2008

LA PARASHA DE LA SEMANA


Emor ("Di")

Es la octava parashá del tercer tomo de la Torá, el sefer Vaikrá, conocido en español como "Levítico".
Temáticas:Podemos encontrar bien delimitados tres temas en esta parashá, que mantienen la tónica general del libro Vaikrá, hablando acerca de asuntos relacionados con el Templo/Santuario (Mikdash / Mishkán), con la estirpe sacerdotal y con la pureza personal.Los tres temas medulares de nuestra parashá son, en su orden de aparición:
1. Normas y reglamentos destinados a resguardar la idoneidad de la estirpe sacerdotal.Estas normas apuntan tanto a lo espiritual como a lo material, ya que el cohén, como representante de Dios (elegido por Él para tal función) ha de tratar de mantener constantemente un adecuado estado de pureza interna y externa.Entre estos reglamentos se incluyen algunos relativos al tratamiento personal, a los vínculos familiares y al uso adecuado de los objetos destinados para los servicios consagrados (objetos tales como animales para sacrificio, y utensilios para ejecutar las ofrendas).
2. Son mencionadas las festividades y fechas centrales del judaísmo, así como algunas leyes que atañen a ellas. Entre otras cosas, destacamos:
o Shabbat.
o Pesaj, Shavuot y Sucot.
o Rosh HaShaná, Kippur y Sheminí Atzeret.
o La cuenta del Omer.
3. La obligación de mantener una constante pureza en la conducta personal.Así como no se debe profanar los objetos dedicados a Dios, tampoco puede mancillarse la propia vida con acciones pecaminosas y contrarias a lo que es bueno.
Para destacar:
1. Dios, en Su perfecta Torá establece que los judíos seamos una nación santa, para que actuemos como Sus sacerdotes.Dentro de nuestra nación, Dios ha escogido a una estirpe, a los miembros de una familia, para que ellos tengan específicamente la función de sacerdotes.Es decir, Dios ha decidido que los cohanim sean la gente santa, dentro de la nación santa.Con el propósito de alcanzar la santidad, Él nos enseña en Su Torá las virtudes fundamentales, aquellas que son necesarias para ser Sus dignos representantes.No es fácil cumplir cabalmente con el rol de representar a Aquel que no tiene representación, por lo cual, Él nos ha provisto de algunas directivas muy específicas a lo largo de la Torá, nos ha dado Sus 613 mandamientos.Todo esta tarea que recae sobre los judíos tiene la clara finalidad de:
"Yo he de ser santificado en medio de los Hijos de Israel. Yo soy el Eterno, el que os santifico"(Vaikrá / Levítico 22:32)
2. Dios, una y otra vez en su imperecedera Torá nos reclama:
"Guardad Mis mandamientos y ponedlos por obra. Yo soy el Eterno"(Vaikrá / Levítico 22:31)
Al respecto de esta idea, el Dr. Abraham Joshua Heschel escribió:
"El sentido de la vida del hombre consiste en que éste perfeccione el universo. Debe distinguir, allegar y redimir las centellas de santidad dispersas por la oscuridad del mundo. Este servicio es el motivo de todos los preceptos y buenas obras."(La tierra es del Señor, capítulo 10)
SHABAT SHALOM !
Moré Yehuda Ribco
* * * * * * * *
PARASHA EMOR
En la gran sinfonía de la vida sobre la tierra, en la cual todo encaja y concuerda armoniosamente, el calendario judío juega el papel de pentagrama con las notas musicales. Cada fiesta tiene su símbolo y su mensaje particular. De igual forma cada momento del día tiene algo diferente. Ya vimos como Abraham, Itsjak y Iaakob fijaron tres momentos diferentes para rezar, en virtud a la característica propia y de la hora.
Es decir, cada momento de la semana también es diferente, por ello, por ejemplo cada día tiene su cántico específico.
Esta constancia se cumple también en los meses del año. Cabe preguntar pues, qué tiene de especial este mes de Iar que está transcurriendo.
Tres sucesos importantes ocurrieron en este mes:
1. Pesaj Shení.2. El man.3. Lag Baómer.
¿Qué hay de común en estas tres situaciones?
1. Pesaj Shení: un grupo de personas que no hicieron la ofrenda de Pésaj, por estar impuros, piden otra oportunidad. En lugar de decirles que es lamentable y que no hay lo que hacer ya que el tiempo ese era el indicado, les dijo D"s: el ser humano es importante y por lo tanto hay otro día: 14 de Iar.
2. El man comenzó a caer en el desierto. Tenía que haber caído todo junto en un espacio delimitado para que cada uno tomara lo que le correspondía. Sin embargo, no fue así. De acuerdo a la categoría espiritual de cada ser humano caía más o menos cerca. Cada criatura es importante e individualizada por el Todopoderoso.
3. Lag Baómer: día en que cesaron de fallecer los alumnos de Rabí Akibá. El motivo de los decesos: la falta de acuerdo a su posición de honor y respeto mutuo. No dar la importancia que cada uno individualmente tenía.
Común denominador: el lugar privilegiado que ocupa cada ser humano en el mundo.
Cada mes tiene un signo en el zodíaco judío. Nisán (mes de Pésaj), la oveja. Al salir de Egipto éramos como ovejas en un rebaño sin nada que las diferencie entre ellas.
Iar, shor (toro) se destaca por sí mismo, y Siván, mes en el cual recibimos la Torá, su símbolo es gemelos: la unión de los dos meses anteriores, preparatorios para ese gran día, en el monte Sinaí.
Esta es la grandeza del judaísmo. Por un lado somos diminutas partes de un todo, fundidas entre sí. Pero también somos como toros, cada uno por separado es especial, importante y único.
Cada uno pues tiene lo suyo para dar, su lugar para ocupar. Explotemos esto para el bien de todos.