sábado, 14 de junio de 2008

EN EL DIA DEL PADRE


MI PADRE ME ENSEÑO

A pedir perdón y dar luego las gracias al sacar miel de la colmena.

A bendecir antes de comer las frutas arrancadas del árbol y agradecer a éste.

A besar un trozo de pan que no iba a comer, antes de tirarlo.

A cortarme las uñas salteado y no en orden, pues bajo ellas se junta toda la suciedad
y los 5 libros de la Toráh, que son lo más sagrado, se leen en orden y no se trata igual lo más sucio que lo más puro.

A pelear y a defenderme.

A buscar a D’s en todas partes y si creyera que no está, a mirar los ojos de un niño.

A distinguir las espigas de trigo erguidas, brillantes y vanas, de las opacas y dobladas pero rebosantes de semillas.

Que maestro del hijo debe ser el padre.

Que cualquiera y toda mujer debe ser tratada como fino cristal.

Que debo buscar la justicia, aunque para ello deba recurrir a la violencia.

Que cualquier tierra, si recibe una lágrima y gotas de sudor trabajado, dará origen a una planta que nos brindará una flor.

NO me enseñó a vivir sin extrañarlo.

Isaías Leo Kremer
MUY FELIZ DIA DEL PADRE