viernes, 27 de junio de 2008

LA PARASHA DE LA SEMANA: KORAJ

PARASHA KORAJ - SHABAT MEBARJIM
HAFTARA: I Samuel 11:14 -12:22

Javerim:
La semana pasada leímos la sección de la Torá en la cual se determinó que la travesía del pueblo de Israel rumbo a la Tierra Prometida seria de cuarenta años. Esto se produjo como resultado del descontento del pueblo al escuchar el informe de los exploradores y que motivó el deseo de regresar a la esclavitud en Egipto. Nada mas ingrato que ese pensamiento y que de acuerdo a los comentaristas bíblicos, ese episodio ha sido considerado tan grave como la construcción del becerro de oro.
De todos modos, ese descontento trajo otras consecuencias y una de ellas está dada por el nombre de la lectura, Koraj. Esta persona, de la tribu de Levi, relacionado familiarmente con Moisés y Aaron se erige como líder alternativo del pueblo para capitalizar los deseos del pueblo de Israel y provoca una rebelión que si bien fracasó, mostró las divisiones que podían existir dentro del pueblo de Israel.
Jaime Barylco, en su libro, la Torá, escribió:
“Koraj y su gente hablan de la igualdad de todo el pueblo, pero dicen que ellos mismos quisieran ser superiores todos ( y tienen sus motivos familiares, tribales y de abolengo) y en consecuencia, no toleran que Moisés y su hermano Aaron hayan acaparado para si toda la superioridad, Moisés como Profeta y jefe político, Aaron en calidad de Sumo Sacerdote, y jefe religioso”
De la personalidad de Moisés, la Torá señala que Moisés era una persona “muy humilde”. Muchas fueron su falencia y también fortalezas y la Torá no las oculta, pero este atributo sobresalió por encima de los demás.
Por ello es que la historia de Koraj es triste aunque la realidad es que se explicita que dentro de la tradición judía puede haber disenso a veces legítimo y genuino y otras veces por causas un poco espurias. Los comentarios bíblicos, los de la Mishná y la Guemara señalan distintas opiniones y criterios en muchos temas. Tantas veces escuchamos acerca de las diferencias entre la escuela de Hillel y la de Shamai pero todas estas discusiones las hacían, no por orgullo personal, sino como dice el Pirkei Avot por amor a D´s. Así está escrito:
Toda controversia entablada en nombre del cielo (justicia, verdad, etc.) logrará resultados permanentes, mas aquella que no lo es, terminará en fracaso. Las controversias entre Hillel y Shamai son el prototipo de la controversia en nombre del Cielo, mientras que la de Koraj y sus seguidores, es la opuesta. (Pirkei Avot 5:20):
En la actualidad, vivimos en una comunidad que muestra muchas opiniones, algunas de ellas trascienden los ámbitos comunitarios, pudiéndose leer en la prensa y medios locales. Si bien es deseable la reserva en estos casos, la motivación debería siempre ser “Iraat shamaim” el temor a D´s.
Solamente así, tal como ocurría en las escuelas talmúdicas, podemos tomar las distintas opiniones de modo serio y no como maledicencia, “Lashon Hara” que nuestra tradición se ocupa tanto en evitar.
D´s quiera que tomemos la enseñanza de la historia de Koraj
para el mejoramiento de nuestras personas y de la comunidad toda.
Shabat Shalom
Rabino Ruben Saferstein - Comunidad DOR JADASH, Buenos Aires, Argentina

MENSAJE

Un grupo de profesionales le propuso a varios niños, con edades de 4 a 8 años, la pregunta ¿qué significa amor?, y las respuestas obtenidas fueron más amplias y profundas de lo que cualquiera pudo imaginar:
1.Amor es el primer sentimiento que hay antes de que todas las cosas malas aparezcan.

2. Cuando mi abuelita empezó a padecer artritis no podía pintarse las uñas de los pies; así que mi abuelito se las pintaba todo el tiempo aún cuando empezó a padecer artritis en sus manos, eso es amor.
3. Cuando alguien te ama, la forma en que esa persona dice tu nombre es diferente. Sabes que tu nombre está seguro en su boca
4. Amor es cuando una muchacha se pone perfume y un muchacho se pone colonia, salen juntos y se huelen mutuamente.

5. El amor es cuando sales con alguien a comer y le das la mayoría de tus papitas a la francesa sin hacer que esa otra persona te dé de las suyas.
6. Amor es cuando alguien te hace daño, te enojas mucho, pero no le gritas porque sabes que eso herirá sus sentimientos.
7. Una vez mi hermana mayor enfermó, se le lleno todo su cuerpo de ronchitas, y su novio venía todos los días a verla y no le daba miedo enfermarse, él la acariciaba en las noches en su cama hasta que se dormía y luego se iba, eso es amor.
8. Amor es lo que te hace sonreír cuando estás cansado.
9. Amor es cuando mi mamá hace café para mi papá y ella prueba un poquito primero antes de dárselo, para estar segura de que sabe bien.
10.Cuando le dices a alguien algo malo acerca de ti mismo y tienes miedo de que no te quieran más; pero te sorprendes de que no sólo aún te aman, sino que te aman aun más.
11. Amor es cuando le dices a alguien que te gusta mucho su ropa y ésta la usa todos los días.
12. Amor es como una viejita y un viejito que aún son amigos aún después de conocerse muy, pero muy bien.
13. Amor es cuando mami le da a papi el pedazo de pollo más grande.
14. Amor es cuando mami ve a papi sudoroso y desalineado de su juego de Futbol, y aún así dice que es más guapo que Robert Redford.
15. Amor es cuando tu perrito te besa la cara aún cuando lo has dejado todo el día solo.
Tomemonos un tiempo en este Shabat y pensemos que es el amor para nosotros y como lo demostramos.
Shabat Shalom!!!
Rabina Graciela de Grynberg, Comunidad Bnei Tikva, Buenos Aires Argentina

La Búsqueda de la Paz
Koraj - ¿Por qué es tan malo?
En la parashá de esta semana, surge una terrible controversia dentro del Pueblo Judío. Un hombre llamado Koraj acusa a Moisés de corrupción. Koraj entonces recluta 250 hombres y organiza una rebelión. Al final, la tierra se abre y se traga vivo a Koraj y a sus seguidores.
Pero, ¿por qué un castigo tan terrible? El judaísmo considera que la disputa es uno de los pecados más graves. ¿Por qué? Porque la división contradice la unidad esencial de Dios. Una flor tiene una forma perfecta y simétrica, el ecosistema funciona armónicamente, los colores de una puesta de sol se mezclan perfectamente. La pelea - con su tensión, alegaciones e incriminaciones - socava la armonía de la creación. (Bamidbar Midrash Rabba 11:7)
En hebreo, la palabra para la paz, shalom, se deriva de la raíz shalem, que significa 'todo' o 'completo'. La paz no es simplemente la ausencia de guerra. La paz es una relación cooperativa, simbiótica, en donde ambas partes se preocupan una de la otra, se asisten mutuamente, y en definitiva se completan.

Como Evitar la Disputa
Todos nos hemos enfrentado a una confrontación. Puede ser una disputa de negocios, o simplemente maniobrando para lograr una buena posición en una luz roja.
Entonces, ¿qué debemos hacer? La forma más segura e inmediata de evitar cualquier tipo de conflicto es negarse a participar. Recuerda: Se necesitan dos para discutir.
En nuestra parashá, Moisés pide reunirse con los provocadores Datan y Aviram. Moisés ansiosamente persigue la paz a pesar de que esto significa arriesgarse a sufrir una humillación personal (ver Números 16:8,12).
El Talmud (Avot 1:12) describe a Aarón como un experto en la búsqueda de la paz. Si Aarón veía a dos personas discutiendo, él le decía a cada uno de ellos por separado que la otra parte finalmente había admitido su error y que quería hacer las paces. De esta forma, cada una de las partes no perdía su dignidad, lo que permitía poner fin a la controversia. ¡Cuántas disfunciones familiares podrían evitarse con este pequeño consejo!

Un Argumento Bien Intencionado
El tema de la "paz" es muy popular en estos días. Escuchamos a todos hablar de la paz en el hogar, la paz con los árabes, la paz en los barrios pobres de la ciudad.
La paz es quizás el tema más central en el judaísmo. Las palabras del rey David (Salmos 133:1), "Que bueno y placentero es para los hermanos sentarse juntos en paz", son quizás la canción más popular en hebreo. La oración de la , que se dice tres veces al día, termina con la palabra "Shalom". La oración de Gracias por la Comida termina con la palabra "Shalom". Birkat HaCohanim (la Bendición Sacerdotal) termina con la palabra "Shalom". Todo el Talmud termina con la palabra "Shalom". Además, el Talmud declara, ¡"Shalom" es uno de los Nombres de Dios!
Pero si la paz es un valor tan esencial en el judaísmo, ¡¿por qué los judíos discuten constantemente?!
La pelea no debe confundirse con la discusión bien intencionada. Cualquier estudiante de Talmud sabe que las escuelas de Hilel y Shamai estaban siempre discutiendo. Sin embargo, su respeto mutuo creció porque sabían que las disputas eran con el propósito de alcanzar un entendimiento común. De hecho, el Talmud (Ievamot 14b) nos informa que los hijos de Hilel y Shamai intencionalmente se casaban entre sí para demostrar que estaban en paz.
El Talmud dice: "Así como no hay dos rostros exactamente iguales, del mismo modo no hay dos opiniones exactamente iguales". El rabino Shlomo Eiger explica esto en términos de relaciones humanas pacíficas: El hecho de que otras personas tengan distintos rasgos faciales no me molesta en lo más mínimo. De hecho, me alegro de que esto sea así, ¡ya que esto preserva mi individualidad! Y así también, debo apreciar la perspectiva única que los demás aportan a mi vida.
El Talmud (Avot 5:20) se refiere a una discusión bien intencionada como las discusiones que existían entre Hilel y Shamai. Y se refiere a una discusión mal intencionada como la de Koraj, y sus seguidores, que trató de manipular a otros en su propia lucha egoísta por el poder.


Buscando la Verdad
El judaísmo no tiene nada en contra de las discusiones, si es que son en nombre de la verdad. De hecho, los contendientes sinceros finalmente desarrollan amor el uno por el otro. Lo más sorprendente acerca de una ieshivá es que los compañeros de estudio ¡siempre están gritándose mutuamente!, sin embargo, no hay falta de amor.
El Talmud relata una historia sobre el gran erudito Rabi Iojanán y su compañero de estudio Reish Lakish. Los dos estudiaron juntos durante muchos años, hasta que un día Reish Lakish se enfermó y murió. Rabi Iojanán estaba totalmente devastado por la pérdida. Sus estudiantes trataron de consolarlo, diciéndole "No te preocupes, Rabi. Nosotros encontraremos un nuevo compañero de estudio para usted - será el hombre más brillante de toda la ciudad".
Unas semanas más tarde, Rabi Iojanán fue visto caminando por la calle totalmente deprimido. "Rabi", dijeron sus alumnos. "¿Cuál es el problema?, le conseguimos un brillante compañero estudio. ¿Por qué está tan triste?"
Rabi Iojanán les dijo: "Este hombre es realmente un erudito. De hecho, él es tan brillante que puede demostrar de 24 maneras distintas que lo que yo estoy diciendo es correcto. Pero cuando estudiaba con Reish Lakish, él traía 24 pruebas para demostrar que lo que yo decía estaba mal. ¡Y eso es lo que yo he perdido! El objetivo del estudio no es simplemente encontrar a alguien que esté de acuerdo conmigo. Yo quiero que me critiquen, que me pregunten, y que me demuestren que estoy equivocado. De eso se trata el estudio de Torá".

Israel Hoy
La parashá de esta semana establece claramente: "No seas como Koraj" (Números 17:5) - el Talmud (Sanedrín 110a) explica que esto se refiere a la prohibición de pelear.
El odio, los celos y la lucha interna, por desgracia, no son cosas nuevas para nuestro pueblo. El Talmud (Ioma 9b) dice que el odio infundado entre los judíos fue lo que provocó la destrucción del Templo de Jerusalem. El templo ha permanecido en ruinas durante 2.000 años.
Sólo a través del amor incondicional será reconstruido.
Mucho se ha hablado últimamente acerca de las disputas internas entre los judíos en Israel. Pero, ¿podemos poner fin a estas disputas? Quizás no. Pero podemos vivir con estas disputas siempre y cuando tengamos clara una regla fundamental: "Toda persona merece un profundo respeto, independientemente de sus creencias y de su nivel de observancia".
Yo puedo tener diferencias y estar en desacuerdo con otros judíos sobre diversos temas. Así también puedo tener diferencias y estar en desacuerdo con mi esposa sobre diversos temas. Pero así como yo nunca consideraría la posibilidad de alejarme de mi esposa en base a nuestros desacuerdos, así, tampoco consideraría la posibilidad de distanciarme de otros judíos en base a nuestras diferencias.
En Israel - donde el tema de la unidad del pueblo judío es más importante - se está haciendo un gran trabajo para resolver el problema. Organizaciones como 'Gesher' y 'Common Denominator' llevan a cabo programas para reunir a los grupos divergentes - Kibutzniks con colonos, o seculares con religiosos - para ayudarles a descubrir que lo que nos une es, en última instancia, mayor que lo que nos separa.
Qué apropiado que el nombre de la ciudad de Jerusalem sea en realidad una contracción de dos palabras - Yeru-Shalem - "la paz será vista". Que el Todopoderoso nos bendiga con la paciencia y la sensibilidad necesaria para evitar argumentos destructivos y conceder el debido respeto a nuestro prójimo.
Shabat Shalom


Rab Shraga Simmons U.S.A.

SOBRE KORAJ
Lamentablemente sucede. Las personas se involucran en discusiones que van desde tranquilos desacuerdos hasta fuertes disputas. Cuando escuchamos alguna discusión, involucrarse puede ser algo muy tentador. Todo el mundo pareciera tener algo que decir al respecto, entonces, ¿por qué no hacer nuestro pequeño "aporte" también?
La Torá nos enseña el valor de no involucrarnos en los conflictos de otras personas. Cuando Koraj malinterpretó las intenciones de Moisés como líder del Pueblo Judío comenzó a discutir con él. Muchas personas, en lugar de preocuparse por sus propios asuntos optaron por apoyar a Koraj, y a consecuencia de esto la controversia aumentó, y generó una gran división dentro del Pueblo Judío.
Cuando Dios reveló que el ataque de Koraj fue injustificado, él y todos sus seguidores tuvieron que enfrentar las desagradables consecuencias de sus acciones imprudentes. Mientras tanto los que se mantuvieron fuera de la disputa se alegraron mucho de su decisión. La Torá nos enseña lo importante que es intentar mantenernos alejados de los conflictos y, desde luego, no involucrarnos en los conflictos de los demás.

Sembrar en vida
Rab. Gustavo Surazski, Kehillat Netzach Israel, Ashkelon, ISRAEL
Algún día –por mucho que nos duela asumirlo- ya no pisaremos este mundo. Quedaremos ligados con los lazos de la vida eterna y sólo quedará de nosotros el buen o el mal nombre que supimos construir. Quedará el recuerdo de nuestra entrega a Di-s y al prójimo y el ejemplo para los que vengan detrás nuestro.
Somos -en definitiva- artífices del recuerdo que dejaremos luego de nuestra partida; no todos vamos a abandonar este mundo con idéntico prestigio.
¿Cómo es posible evaluar desde nuestra fragilidad humana la reputación de aquel que ya no está y que abandona este mundo? ¿En qué momento podemos decir: Aquel fue un gran maestro, aquel otro, un gran padre, un gran líder o una gran persona? ¿Existe algún parámetro o criterio de evaluación?
Es complicado. Pero Parashat Koraj nos invita a reflexionar al respecto.
Cuando el liderazgo de la tribu de Leví fue cuestionado por el pueblo, Di-s dice: ‘Habla a los hijos de Israel, y toma de ellos una vara por cada casa paterna...y el nombre de Aharón escribirás sobre la vara de Leví...Y será que del varón que yo eligiere, su vara florecerá’ (17,17-20).
La señal iba a ser el florecimiento de la vara. La vara de la tribu elegida iría a dar flores, brotes y frutos.
¿Por qué? ¿Qué quiere mostrarnos esta señal? La vara podría haber levantado vuelo, o podría haberse transformado en oro puro. ¿Por qué justamente da flores?
Alguna vez hice esta pregunta a mi maestro el Rabino Manes Kogan y él me respondió que Di-s aprecia de manera muy especial a aquellos que logran dar frutos, ya sea como líderes, como padres, como amigos.
Las virtudes de un gran líder –por ejemplo- son generalmente valoradas después de su muerte. La figura de Moshé -por ejemplo- cobra exacta dimensión, cuando el pueblo de Israel comprende que puede sobrevivir sin su presencia.
Los grandes líderes diseñan estructuras que permanecen inconmovibles luego de su desaparición física. Sus proyectos jamás estarán sostenidos sólo por su carisma e imagen. Moshé morirá pero el pueblo permanecerá vivo.
Lo mismo ocurre con nosotros. Podemos pasar la vida, construyendo tan sólo para nosotros o bien, podemos crear estructuras y soñar proyectos que puedan trascender nuestra existencia terrenal…y dar frutos.
Quiera Di-s sembrar en nuestros corazones esta semilla de grandeza.
¡Shabat Shalom!