martes, 1 de julio de 2008

DEVOLUCION DE OBRAS DE ARTE


Devueltas a sus herederos tres reliquias robadas por los nazis
Reuters.-Los tres objetos fueron adquiridos en los 60 por el Museo de Jerusalén que, bajo un acuerdo con los herederos de Dzialynska, exhibirá los dos que tienen los antiguos símbolos judíos.
Tres antiguos medallones saqueados por los nazis en la Segunda Guerra Mundial y que estuvieron desaparecidos durante más de 60 años serán devueltos a los herederos del antiguo dueño, anunció el martes la Comisión para el Arte Robado en Europa.
Las tres reliquias de vidrio y oro datan del siglo IV después de Cristo y están decoradas con algunos de los símbolos judíos del Período del Segundo Templo más antiguos que se conocen. Hallados en el siglo XVI en las catacumbas de Roma, formaban parte de la colección de la condesa polaca .Isabella Dzialynska
Los medallones se escondieron al comenzar la guerra, pero en 1941 fueron hallados y robados por los nazis, que los trasladaron a Austria por órdenes de Adolf Hitler, donde volvieron a ser robados al final de la guerra.
Los tres objetos fueron adquiridos en los 60 por el Museo de Jerusalén que, bajo un acuerdo con los herederos de Dzialynska, exhibirá los dos que tienen los antiguos símbolos judíos.
El tercer medallón, con una canasta de frutas y lo que se cree que es un pato, será devuelto a la familia.
"Estamos muy contentos con el resultado", comentó en Londres el conde Adam Zamoyski en nombre de los herederos.
"Aunque nuestro objetivo es recuperar todos los objetos robados que sea posible para algún día recrear la Colección Dzialynska en Polonia, reconocemos la importancia de los dos cristales para el pueblo judío y respetamos los deseos del Museo de Israel de tenerlos en Jerusalén", afirmó.
"Muchas piezas de arte de esta reconocida colección siguen desaparecidas y esperamos que las noticias de esta devolución nos ayuden a encontrar y localizar otras en el futuro", explicaron David Lewis y Anne Webber, que forman parte de la comisión, que representa a los herederos y negoció el acuerdo con el museo.
Por Jeremy Novell