miércoles, 30 de julio de 2008

LA PARASHAT DE LA SEMANA


Parashat MASAEI
Esta es la ultima lectura del libro Bemidbar, Números. Masaei significa travesías y en esta sección se mencionan cada uno de los lugares donde transitó o se estableció en forma temporaria el pueblo de Israel en su camino hacia la Tierra Prometida. Este libro describió la historia de Israel por treinta y ocho años y va a dar lugar a que en el quinto y último libro de la Torá, Devarim- Deuteronomio- Moises dirija sus palabras finales al pueblo al cual condujo a lo largo de cuarenta años.
La parasha describe la tierra de Israel, sus fronteras y los lugares donde las tribus se irían asentando luego de la conquista. Se describen las llamadas ciudades levíticas, para dicha tribu que no tendría un lugar específico de residencia y también se mencionan las ciudades de refugio para aquellas personas que hubieren incurrido en un asesinato y no cayeran en manos de vengadores de las familias de las víctimas y los matasen antes de pasar por un juicio.
Un versículo muy llamativo aparece en esta lectura:
“Por lo tanto no impurifiquéis la tierra donde residiereis, en medio de la cual Yo habito, porque Yo, el Eterno, vivo entre los hijos de Israel” (Números 35:34)
Esta oración está casi al final del libro y nos habla acerca del concepto de santidad de la Tierra de Israel y del modo en el que sus habitantes deberían considerar a su tierra.
La santidad de las personas se vincula íntimamente con el lugar y la promesa de vivir allí después de cuarenta años de viaje y cuatrocientos treinta años de esclavitud era y es santificar la vida propia y la del lugar. Todo el conjunto de mitzvot dirigidas al pueblo buscan que cumplamos con el mandato bíblico “Santos Seréis porque santo soy Yo”
En estos días de Bein Hametzarim, las tres semanas que nos llevarán al día de recuerdo -9 de Av- la próxima semana nos piden este acercamiento al lugar, el Bet Hamikdash, el templo de Jerusalem, que fuera destruido dos veces pero sobre todo a la santidad que se manifiesta no solo allí sino también en los tiempos como Shabat; acciones como Tefilá formando una integridad en la razón de ser del pueblo de Israel.
En este Shabat comenzamos con el mes de Av y pido a D´s que sea un mes de salud, alegría, sustento y que nos acerquemos cada vez más al concepto de Ahabat Israel- amor hacia el pueblo de Israel, su tierra, tradiciones y Torá.
Shabat Shalom
Rab. Ruben Saferstein