martes, 19 de agosto de 2008

LA PARASHA DE LA SEMANA

PARASHAT EKEV
En esta parasha, Moises dirige su segundo discurso al pueblo de Israel. Recordemos que el libro Deuteronomio, que estamos leyendo en la Tora, esta basado en tres discursos de Moisés a su pueblo antes del ingreso a la Tierra de Israel.
Aquí el mensaje enfatiza la relación de amor de D´s con el pueblo de Israel y al mencionar los mandamientos a ser cumplidos se asegura que habrá una bendición de D´s si ello ocurre. Por eso la primera oración nos introduce a estas “recompensas” que Israel va a recibir:
“Y será por cuanto hayáis entendido las leyes estas y las cuidéis y cumpláis, guardará Hashem, tu D´s, para ti el pacto y la benevolencia” (Deuteronomio 7:12)
Junto al tema del amor, aquí se menciona el de gratitud. Esta parasha incluye el motivo que rodea al Birkat Hamazon, la bendición que debe ser pronunciada después de las comidas:
“Y comerás y te saciarás y bendecirás a D´s por la tierra buena que te ha dado”

(Deuteronomio 8:10)
El reconocimiento de la majestad de D´s está explícito en esta parasha. Moisés pide al pueblo que no olvide la razón por la que recibirá la Tierra Prometida. D ´s es quien los rescató de Egipto y el artífice de todo este proceso y debemos ser agradecidos a El.
D´s es quien pide que los integrantes del pueblo de Israel seamos considerados hacia los grupos menos favorecidos en la sociedad. La Torá pide que el huérfano, la viuda y el extranjero sean considerados para darles pan y vestimenta. Amar al extranjero, precisamente por haberlo sido nosotros en la Tierra de Egipto. La Tierra de Israel será bendecida, con lluvias, con fertilidad abasteciendo las necesidades del pueblo en forma perramente. Estas leyes, la Tora, deben ser trasmitidas a los hijos, tal como está escrito en el Shema Israel, que en esta parasha, incluye el segundo párrafo, explicitando el significado de los símbolos: los tefilin y la mezuza.
El nombre Ekev, que se traduce como “por tanto” fue objeto de muchos comentarios y muchos de ellos se refieren a que las mismas tres letras en hebreo de la palabra forman también la palabra “Akev” que significa huella.
Es significativo que el relato de la travesía a lo largo del desierto dejó sus huellas en la historia del pueblo y la Torá, las mitzvot, constituyen la forma de hacer presente ese momento de la historia dando a nuestra vida y actitud con el judaísmo y la tierra de Israel una relación muy cercana con aquella generación del desierto que ya estaba próximo a emprender su misión en la Tierra Prometida.
Shabat Shalom
Rab. Ruben Saferstein