sábado, 2 de agosto de 2008

SOBRE EL CANJE DE MUERTOS POR PRISIONEROS


El canje de la ignominia
El oprobioso intercambio de los restos de Eldad Regev y Ehud Goldwasser por el asesino Samir Kuntar y otros cuatro prisioneros libaneses suscitó un repulsivo alborozo en el Líbano, Gaza y otros países árabes, y profunda consternación y llanto en Israel.
por Rubén Kaplan

El oprobioso intercambio de los restos de Eldad Regev y Ehud Goldwasser por el asesino Samir Kuntar y otros cuatro prisioneros libaneses, entre los que se encuentra uno de los victimarios, Hussein Ali Suleiman, plus 199 cadáveres de terroristas del Hezbollah , suscitó un repulsivo alborozo en el Líbano, Gaza y otros países árabes, y profunda consternación y llanto en Israel.
Tal como se preveía, los terroristas fueron recibidos como héroes en Líbano. El Primer Ministro , el plañidero Fouad Saniora, que otrora lloraba desconsoladamente la destrucción de su país,- consecuencia del acto de guerra que generó el Hezbollah al atacar a Israel y capturar a sus soldados - y el presidente Michel Suleiman declararon feriado nacional para homenajear a Kuntar y al resto de los criminales.
El líder del Hezbollah Hassan Nasrallah, salió brevemente de su escondite, ya que temeroso evita aparecer en público por temor a ser blanco de Israel, para agasajar a los terroristas y colmarlos de alabanzas, mientras éstos eran vitoreados por una multitud, escoltados por guardias de honor y flanqueados por banderas del Líbano, Hezbollah y Palestinas al son de bandas que ejecutaban música marcial.
Hamas adhirió jubiloso al festejo y uno de sus líderes Ismail Haniyeh celebró la liberación de Kuntar y su triunfante retorno al Líbano, elogiando la gran victoria que tuvo la resistencia y ensalzando lo adecuado de sus procedimientos, al declarar que la claudicación de Israel, dejaba como enseñanza que la forma de liberar a sus prisioneros, era secuestrando más soldados israelíes.
Esas afirmaciones dan una pauta del alto precio que deberá pagar Israel para la liberación de Gilad Shalit y evitar que se constituya en otro Ron Arad.
Ratificando que sólo lo diferencia la estrategia pero que es igual al Hamas, el presidente de La Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, al que con infantil obstinación se empeñan en considerar un socio para la paz, Israel, Estados Unidos y la Comunidad Europea, se apresuró a congratular a la familia de Kuntar por su libertad. Este discípulo dilecto de Yasser Arafat sigue al igual que su antecesor, engañando a occidente con su doble discurso.
Repugna a la conciencia universal, que terroristas de la talla de Kuntar, quien estrelló reiteradamente el cráneo de una nena israelí de cuatro años contra una pared hasta producir su muerte, sea reivindicado además de sus pares, por un Estado como el Líbano, que a pesar de ser fagocitado por Nasrallah , integra la Comunidad Internacional de Naciones. Tampoco hasta ahora se oyeron voces de condena del mundo, al accionar perverso del Hezbollah, que en una muestra tangible de crueldad y sadismo, mantuvo oculto hasta último momento, que los soldados Regev y Goldwasser habían sido asesinados hace dos años, en el mismo momento de su intento de secuestro. Inclusive un día antes de la entrega de los ataúdes que contenían sus cuerpos, el diario libanés Al-Akhba , vinculado al Hezbollah, contribuyó a la tortura psicológica, deslizando que uno de los soldados, había muerto el día del ataque a las posiciones israelíes, sin precisar cuál de ellos, dejando de esa manera expedita la esperanza que al menos uno de ellos podía estar con vida.
Contrastando con la algarabía del Hezbollah, el Hamas y la misma Autoridad Palestina, Israel se prepara para dar hoy jueves el último adiós a sus muertos en acción, los ascendidos póstumamente Ehud Goldwasser y Eldad Regev.
Se escucharon emotivos discursos de conmiseración del Gobierno, que sigue sospechado de haber conocido desde hace dos años el destino de los soldados y que por motivos inextricables, no se lo comunicó a las desgarradas familias, que se aferraron vanamente a la ilusión de recuperar a sus seres queridos y que a pesar de todo, quizás aún obnubilados por el dolor, agradecieron el esfuerzo que hizo Israel para recuperarlos. Para confortación de los deudos, hay que resaltar la solidaridad que recibieron de toda la sociedad israelí, aún de aquellos contrarios al canje.
Observado a través del prisma palestino, Israel es actualmente muy vulnerable y susceptible a ser derrotada. Según una encuesta difundida el miércoles 16 de julio, Hassan Nasrallah, el líder del Hezbollah, es la figura más admirada en el mundo árabe. Veinteseis por ciento de los encuestados en seis países, lo seleccionaron como el líder más admirado, comparado con el 16 % que eligió al presidente sirio Bashar Assad y el 10% que optó por Mahmoud Ahmadinejad, el mandatario de Irán, según la compulsa publicada por el Saban Center at the Brookings Institution in Washington.
El 99% de libaneses shiítas sondeados dijo que Israel es más débil de lo que parece y que sólo es una cuestión de tiempo para que sea vencida. La citada encuesta fue realizada entre cerca de 4,000 (no palestinos) árabes en Egipto, Arabia Saudita, Líbano, Marruecos, Jordania y la Union de Emiratos Arabes.
Estas apreciaciones, le dan la razón a los detractores que se oponían al canje, aduciendo que fortalecería al Hezbollah.
Negros nubarrones se ciernen sobre el horizonte de Israel.
El anuncio que el Secretario de Estado de los Estados Unidos William Burns se uniría al encuentro que mantiene el representante de La Union Europea Javier Solana con el negociador nuclear iraní Sabed Jalili en Ginebra, es un paso que confirma el distanciamiento de la Administración Bush de la posición política de Israel, que exhorta a reducir hasta la mínima expresión, la capacidad de Irán de acceder a la bomba nuclear por todos los medios. Este sorpresivo cambio de su mayor aliado, deja a Jerusalén sola en la arena contra Irán y otras amenazas como Hezbollah, Siria y el radicalizado gobierno de Líbano.
El anuncio de USA, se produce un día después del anuncio del candidato Barak Obama, que reiteró su intención de sostener conversaciones directas con Irán.
Acentuando la preocupación, el Pentágono confirmó a los reporteros, por medio del Teniente General de la Fuerza Aerea Trey Obering, director de Missile Defense Agency que cree que Irán posee ahora un misil con un rango de alcance de 2.011 km que alcanza para llegar al este y sur de Europa e Israel. Después de una semana del testeo del Shehab-3 el misil balístico de Irán del que algunas fuentes occidentales e israelíes desestimaron su capacidad alegando que era falso. El Pentágono refutó esas manifestaciones.
Por su parte el Hezbollah con asesoramiento e instrucción iraní, está desarrollando nuevas tácticas para emboscar a barcos y a aeronaves israelíes.
La acuciante perspectiva, hace imperativo que en forma urgente, la cuestionada clase política de Israel, se purifique, erradique de su seno a los más descalificados dirigentes, busque afanosamente líderes confiables y se una en un gobierno de unidad nacional, para enfrentarse a sus enemigos que amenazan con destruirlo.
El precio que Israel deberá pagar
Los israelíes ya nos estamos acostumbrando a pagar muy caro las decisiones del gobierno.
Los israelíes ya nos estamos acostumbrando a pagar muy caro las decisiones del gobierno. En esta columna ya me he referido en reiteradas veces a este tema en los últimos años, y me expresado contra la posición negociadora del gobierno con los grupos terroristas, y los acuerdos de canje de prisioneros en su mayoría por cuerpos o parte de ellos.
En una de las anteriores veces, Israel recuperó en vida a Eljanan Tenenbaum de manos del Hizbollah, pero este resultó ser un traficante de drogas que estaba dispuesto a todo para su beneficio personal, y aún vender a su país.
Una aparente amistad familiar con la familia Sharon habría sido lo que empujó al gobierno y a su líder Ariel Sharon, a intercambiarlo junto a los cuerpos de tres soldados israelíes, por varios líderes del Hizbollah.
Esta vez, el balance fue aún peor para Israel, y esta situación ya hace vislumbrar acuerdos más negativos para las próximas veces. Dos cuerpos de soldados, de los que se sabía estaban muertos, por el architerrorista Samir Kuntar, otros tres terroristas (uno de ellos participó en el secuestro de los soldados que fueron entregados como cadáveres) y 190 cadáveres de terroristas libaneses.
¿Si Israel es tan generoso con sus enemigos por dos cuerpos de soldados, cuál será el beneficio de las organizaciones terroristas de mantener en vida a sus cautivos?
Y nos preguntamos esto específicamente por el caso del soldado Gilad Shalit, que está aún con vida en manos del Hamás que observa detenidamente los hechos que ocurrieron
Prensa internacional recalca derrota israelí en canje de prisioneros
La prensa internacional recalcó ayer la derrota de Israel en el canje de prisioneros por dos cuerpos de soldados israelíes. Aquí les ofrecemos los títulos más llamativos de los periódicos más importantes en español. Y debajo de ellos, parte de los artículos.
La prensa internacional recalcó ayer la derrota de Israel en el canje de prisioneros por dos cuerpos de soldados israelíes. Aquí les ofrecemos los títulos más llamativos de los periódicos más importantes en español. Y debajo de ellos, parte de los artículos.
Israel canjea presos por cadáveres (El País, España)
La guerra, que causó una enorme destrucción en el sur de Líbano y en las infraestructuras de todo el país y más de 1.000 muertos libaneses -la mayoría, civiles- y 160 israelíes -la cuarta parte, ciudadanos que sufrieron el lanzamiento de 4.000 cohetes Katiusha-, se observa hoy como una decisión sumamente precipitada.
Hizbolá humilla de nuevo a Israel al entregarle a sus dos soldados muertos (ABC, España)
Vencido, el Estado de Israel enterrará hoy a sus soldados muertos, -ayer no hubo honores militares por temor a atentados-, mientras el Líbano seguirá celebrando el regreso a casa de mártires y presos idolatrados. La fiesta, se leía en el rotativo «Jerusalem post», constituirá la «guinda del pastel» para Hizbolá, que transcurridos dos años de la guerra, ha conseguido ser todo lo que Israel quiso evitar: una milicia en su punto álgido de popularidad, que ha copado junto a sus aliados 11 de los 30 ministerios del Gobierno del Líbano, más de los necesarios para vetar cualquier decisión.
Hezbolá entrega a Israel dos soldados muertos a cambio de cinco presos (Univision, )
Hezbolá humilla de nuevo a Israel (La Rioja, España)
Frustrado, vencido, el Estado israelí y sus ciudadanos enterrarán hoy a sus soldados -ayer en Rosh Hanikra no hubo ni honores militares por temor a atentados-, mientras Líbano seguirá celebrando el regreso a casa de mártires y presos idolatrados.


Cuestión de valores y precios
Dori Lustron

Todo aquí es una cuestión de valores, somos un pueblo de valores y no de precios". Shimon Peres. Presidente de Israel. :
"Esperabamos que nuestros enemigos fueran humanos como nosotros. Pero nuestros enemigos nos mostraron que eran exactamente lo contrario. Me inclino delante de ti, lloro pero estoy orgulloso de nuestro pueblo, estoy orgulloso de pertenecer a los que aman y no a los que odian" Ofer Reguev, hermano.de Eldad Reguev. Z"l
La emoción del corazón frente a la razón y la lógica. El que diga que los israelíes son duros, miente. Se paro el país para ver delante de los televisores las despedidas y acompañar a las familias de los muertos, aun de lejos. Somos un pueblo solidario. Una gran familia envidiada por nuestros enemigos. Y de ello sacan partido. Lo sabemos… pero preferimos ser así. Como dijo Shimon Peres: es una cuestión de valores.
Mientras nosotros llorábamos, una gran parte del Líbano, -no digo todos porque me consta que no todos piensan así, especialmente los maronitas que también luchan por su libertad-, festejaban la vuelta a casa de cinco asesinos sanguinarios. El juego macabro de Nasrallah nos tuvo en vilo durante dos años sin saber en que condiciones estaban nuestros chicos y ahora lo supimos. Estuvieron muertos desde el primer día. Es posible que a uno ya se lo llevaran muerto. Sabían que Israel haría lo imposible por liberarlos aun siendo cadáveres. Nos conocen y nos toman el tiempo. Ya es hora de cambiar de táctica.
Esto que ha sucedido nos muestra quien es quien. Abu Mazen, el socio de Olmert para una paz ficticia, felicito a la familia de Kuntar por la liberación. Hay veces que es mejor quedar callado aunque el genio lo traicione. Eso se llama estupidez humana y delatora. Abu Mazen quiere la paz tanto como la quería Arafat. Por algo era su mano derecha.
Igualmente no creo que sea fácil la vida de Kuntar de ahora en más como no lo es la de Nasrallah viviendo permanentemente escondido por miedo a las balas de Israel. Kuntar ya esta en la mira y tendrá que cuidar sus espaldas como paso con los asesinos de Munich, Yassin, Rantissi y otros. Incluso tuvimos la suerte que ellos mismos mataran a Moughniye.
La diferencia radica en los valores. Los muertos que se devuelven al Líbano fueron enterrados en Israel, en un cementerio musulmán bajo los ritos musulmanes, donde se respeto a los muertos. No eran prisioneros sino terroristas muertos en atentados o luchando contra el Ejercito de Defensa de Israel. Y ahí radica la diferencia. Nosotros no somos como ellos aunque el mundo se empeñe en decir lo contrario. El respeto es para los vivos y para los muertos y ha quedado demostrado.
Como ciudadana israelí, judía, sionista y comprometida, he tratado de frenar las emociones. Es muy difícil porque formo parte del pueblo israelí y me uno al duelo. Sabiendo por informaciones que estaban muertos, mantenía una luz de esperanza e inocencia, pensando que "pudiera ser" que Nasrallah, por algún rasgo de humanidad no los hubiera asesinado. La realidad era otra. Los sacaron muertos en una ambulancia. Pensábamos que solo estaban heridos. Nasrallah con su juego sucio nunca dijo nada y mantuvo a todo un país en ascuas hasta que tiraron delante de las cámaras, y sin previo aviso, los dos ataúdes negros. No importo que las familias estaban esperando, no importo que el país estaba congelado delante de los televisores…no importo nada. Esa es la forma de actuar de ellos. Y eso es, exactamente, la diferencia que nos distingue de los terroristas asesinos que hoy invaden y quieren dominar el Líbano.
El Pueblo de Israel esta de duelo. Y cuando digo el Pueblo de Israel digo: la Diáspora y el Estado de Israel. Por estos dos soldados se produjo una guerra y por ellos, durante dos años, los israelíes estuvimos pidiendo su devolución. Hoy los entregaron: muertos. Eso no significa que ante otro secuestro tendremos la misma actitud. El Tzahal esta mucho mejor preparado que en el 2006 y ante el envalentonamiento de Nasrallah se cruzan las amenazas. Esta vez no nos encontraran desprevenidos. Israel se fortalece ante cada embate. Y de ello hemos dado sobradas pruebas.
Que festejen, que canten loas a sus asesinos. Cada pueblo tiene el país que se merece y la diferencia es obvia. Mientras nosotros somos libres e independientes ellos son rehenes de Siria e Irán.
Mientras ellos se regocijaban, Karnit Goldwasser - esposa de Udi -, y Sladar Haran, cuya hija y esposo fueron muertos por Kuntar a sangre fría, se abrazaban emocionadas, demostrando que nuestros valores humanos prevalecen ante todo. Y que el pueblo judío se diferencia de estos asesinos sanguinarios sin la difusión mediática de la que ellos hacen gala.
El dolor es interno y nos une a todos. Nosotros no salimos a festejar el crimen. Somos la civilización y no la barbarie. Somos el pueblo de la Biblia y el Talmud y el dolor nos fortifica.
Dejémosle a ellos que sigan siendo hienas. Rían. Ya les llegara el tiempo de pagar por sus crímenes. Israel no olvida. Ningún pueblo que nos ataco sobrevivió al Pueblo Judío. Sigan festejando… Nosotros no reiremos ni festejaremos la muerte de nadie. Es una cuestión de valores. Solo sentiremos que se hizo justicia.


El intercambio entre Israel y Hizbala: Dos mensajes muy diferentes
Jana Beris

Tras dos años y cuatro días de agonía, incertidumbre y una dolida y frágil esperanza, terminó la expectativa. Los soldados israelíes Ehud (Udi) Goldwasser y Eldad Regev, secuestrados el 12 de julio del 2006, en un ataque que desencadenó la guerra en Líbano, no volvieron vivos a casa sino que retornaron muertos, en ataúdes negros, que poco después, fueron cubiertos con la bandera de Israel. Hizbalá no sólo los secuestró, sino que también los asesinó.
Y aunque sería interesante saberlo, no importa demasiado, a los efectos de este comentario, si murieron en el ataque mismo tras el cual se les secuestró, inmediatamente o poco después, o si sobrevivieron semanas, meses y luego fueron baleados. Hizbalá los mató y sobre eso no hay duda alguna. Los atacó en territorio israelí, violando la frontera internacional, sin provocación alguna.
Este es el momento oportuno para recordar que en aquella infiltración de una célula armada de Hizbalá al lado israelí de la frontera, murieron otros dos soldados y uno resultó herido. El único que por milagro no sufrió lesiones físicas serias, se encuentra hasta hoy en estado de shock, lo que se conoce en hebreo como "hélem krav", un estado de alteración emocional seria debido a la experiencia que vivió y a las imágenes que vio.
Hay un abismo conceptual entre Israel y sus vecinos. Lo que para uno es un horror inconcebible, para el otro es un motivo de alegría y orgullo, razón para celebrar. Y está claro que Israel transmitió un mensaje moral al estar dispuesto a liberar a un despreciable asesino, para devolver a sus hijos a casa.
Hassan Nasrallah, jefe de Hizbalá, se vanaglorió recientemente –y ya lo había hecho antes- de haber identificado en Israel" que la vida es un valor supremo". Pero que esté claro: lo analizó como señal de debilidad, como quien encuentra el "talón de Aquiles" del enemigo.
Nasrallah tiene razón: Israel se apega a la vida. De eso deriva también el respeto a los muertos, inclusive los del enemigo. Y de ambas cosas, surge la lucha por recuperar a los soldados secuestrados, por devolverlos a casa, vivos o muertos. Por eso, cuando los féretros entraron a territorio israelí, fueron recibidos por soldados de las Fuerzas de Defensa de Israel, que según testigos presenciales, les hicieron la venia en señal de respeto, con lágrimas en los ojos por compañeros a los que nunca habían conocido.
En lo que no tiene razón Nasrallah es en su tono de burla, en verlo como debilidad. Pero claro está que para quien la muerte es lo que debe glorificarse, resulta imposible entender argumentos sobre valores morales y comportamiento humano, inclusive en medio de guerra.
Tener un vecino como Hizbalá, es un cáncer para Israel. No sólo Hizbalá, sino todos aquellos para los que la vida no es lo primero, para los que el odio y el extremismo justifican todo. Es que esta gente tiene actitud de bárbaros, considera que todo le está permitido y juega con ello sabiendo que Israel no actúa como ellos, sino que se atañe a reglas de un país democrático y normal.
Por eso, mientras en Israel hay un cementerio para muertos del enemigo y a la entrada, un cartel pide respetar el lugar, del otro lado, se muestran órganos deshechos ante las cámaras. Por eso, mientras todo preso en Israel recibe visitas ordenadas de la Cruz Roja, cartas de sus familiares que no tienen motivo para dudar de su destino ni siquiera un momento, del otro se juega durante años con los sentimientos, ensañándose con las familias, sin decir hasta el último minuto si los soldados están vivos o muertos.
Así fue con los secuestrados en Har Dov en mayo del 2000, hasta que volvieron en ataúdes, en enero del 2004. Y así fue ahora, con Udi y Eldad.
Al concretarse la primera etapa del intercambio, Hizbalá jugó nuevamente en forma malvada, hasta último momento. Al llegar al puesto fronterizo de Rosh Hanikra un vehículo de Hizbalá con los soldados, su oficial de enlace reiteró ante los periodistas locales-y en presencia de la Cruz Roja-.que "hasta ahora, a pesar de las presiones internacionales y de la guerra en nuestra contra, no dijimos nada sobre el destino de los soldados", como si fuera gran motivo de orgullo.
"Ahora sabrán qué pasó"-agregó con una media sonrisa cínica. "¿Están vivos o muertos?"- preguntó un cronista en el lugar."Enseguida lo verán"-agregó, sin decir nada más. Y como si estuviera sobre un escenario, disfrutó al parecer al dar, con un movimiento de cabeza, la orden de sacar lo que había en su interior: se abrieron las puertas y dos hombres de Hizbalá sacaron los ataúdes negros.
Ni siquiera en el instante del intercambio, Hizbalá respetó ni por un momento a las familias, sabiendo que verían las imágenes de los féretros con sus hijos por televisión.
¿Pero acaso tenemos de qué sorprendernos?
No, en absoluto.
Sería un craso error ver en todos los árabes terroristas, creer que todos los musulmanes son extremistas fanáticos como Nasrallah de Hizbalá y considerar que todos los palestinos que critican a Israel son criminales. En absoluto. Pero hay algo en el entorno, en el ambiente general, que hace pensar que las voces cuerdas y normales quedan tragadas, que los conceptos básicos con los que se manejan allí, "del otro lado", están a años luz de los que se manejan en Israel.
De lo contrario, no podría entenderse que se reciba como héroe a Samir Kuntar, uno de los cinco terroristas liberados por Israel. Por más enemistad y discrepancias que haya ¿no tiene verguenza una madre libanesa, una madre palestina, un padre en cualquier parte del mundo árabe, al explicar a sus hijos que las transmisiones especiales por televisión y las celebraciones de victoria eran para recibir a un hombre que cuando tenía 17 años mató a balazos a un civil de 28 años ante la mirada de su hija de 4, rompiéndole luego el cráneo a la pequeña con la culata de su rifle y golpeándole la cabeza contra una roca hasta estar seguro de que había muerto?
El hecho es que no se oía ayer ninguna voz expresando reparos por los crímenes de Kuntar. Siguen presentándole como un "luchador por la libertad".
Pero no sólo a él se le esperaba como héroe. Entre los cuerpos sin vida de terroristas muertos que Israel devolvió, estaba el de Dalal el-Mughrabi, jefa de la célula palestina que perpetró en 1978 el así llamado "atentado de la carretera costera", en el que fueron asesinados 37 israelíes, familias de excursión, cuyo ómnibus fue secuestrado. Cuando se inició la confrontación con el ejército que trató de rescatar a los rehenes, al-Maghrabi comenzó a disparar, uno por uno, contra los pasajeros y luego hizo explotar el ómnibus con las personas que seguían atrapadas adentro.
Esa es otra de las "heroínas" que será venerada en ceremonias especiales en territorio libanés.
Y otro pensamiento, respecto a Líbano, este Líbano que declaró feriado nacional, día de fiesta, para recibir a los terroristas liberados por Israel, a los que vistió con trajes de comando apenas entraron a su territorio, como para dar a entender que "la guerra continúa".. "Este es un día de victoria del Líbano cristiano y del Líbano musulmán"- dijo el Sheikh Huder Nur-a-Din de Hizbalá. "Del Líbano chiíta y del Líbano sunita", agregó .
Pero Líbano no tiene nada que festejar, por más celebraciones que hagan en Nakura y en Beirut. Lo único que tiene Líbano, un país preso en manos de terroristas, son motivos para sentir vergüenza.
Y mientras allí, al otro lado de la frontera, los terroristas celebran, del lado israelí, se dejó bien claro el mensaje moral: Israel no deja solos a sus hijos. Se tortura a si mismo liberando a un cruel asesino, pero con ello lleva a digna sepultura a sus hijos Udi y Eldad. Por ellos y por todos aquellos que aún deberán salir al frente, sabiendo que no serán abandonados.
Porisrael.org


Hoy, todo Israel llora.

El dolor es tan grande que nos oprime el pecho.
Ehud y Udi eran los hijos de todos, como Guilad.
Pero, como siempre con cada muerto que enterramos, caído por las balas enemigas, seguimos adelante, como dice Moshe: "LOS HEBREOS ESTAMOS EN PIE", con dignidad y entereza seguimos adelante. Tenemos "a favor" 5600 años de historia "en contra".
Que Di-s proteja a nuestro Pueblo!!!!
AM ISRAEL JAI !!!
DEJADME LLORAR !

Moshe Vainroj

Que solo llanto

hay en mi....

Hoy solo quiero

llorar por tanta pena

que me embarga ;

No me quedan palabras,

y no puedo hablar ;

Se me han escapado

todas las letras

de mi humilde abecedario,

y no me restan fuerzas

para poder escribir ;

Hoy solo quiero llorar.

Llorar en silencio

como llora un padre,

porque me siento padre

de Ehud Godwasser

Eldad Reguev,

como estoy seguro

que te sientes Tú

Ya no importa como...!

Les hemos arrancado

sus cuerpos

al demonio sangriento,

que ríe enajenado

tras la frontera de barbarie

que nos separa.

Hoy....

ya no importa como,

les hemos regresado a casa,

donde reposarán serenamente

cerca de todos los que tanto

Les han amado.

Por esto, amigo mío,

Hoy solo tengo

unas inmensas

ganas de llorar.....

Y no me pidas

que te diga mas....!!!