lunes, 13 de octubre de 2008

DIALOGO INTERRELIGIOSO


Rabinos argentinos analizan la lectura en hebreo de la Biblia por parte del Papa Benedicto XVI
Los rabinos Sergio Bergman, Abraham Skorka y Daniel Goldman reflexionaron acerca de la lectura en hebreo de la Biblia por parte del Papa Benedicto XVI y entendieron que se trata de un “querer encontrar el camino de la hermandad” y “un paso grande para unir a todas las religiones a través de un diálogo que persigue el respeto por la vida”.El Papa Benedicto XVI se sirvió del hebreo para inaugurar la lectura de la Biblia ininterrumpida, un hecho sin precedentes en la historia que comenzó hoy y durará seis días y siete noches.El rabino Daniel Goldman reflexionó en diálogo con AJN acerca de que “leer en el idioma hebreo un texto bíblico es, por un lado, una imagen de veracidad en la búsqueda de la fuente, en la resolución de querer encontrar el camino de la hermandad porque el hebreo es uno de los símbolos de la íntegra identidad judía”.Y además, el religioso de la comunidad Bet-El expresó que por otra parte, “es una decisión política acertada ya que tenemos que entender íntegramente en estos tiempos que corren que ninguna religión es una isla y que nos necesitamos unos a otros”.Por su parte, el rabino Sergio Bergman señaló a AJN que “Benedicto XVI, al iniciar la lectura de la Biblia como texto consagrado por las tradiciones abrahámicas, ratifica y al mismo tiempo enseña que no hay cristianismo posible que no sea a partir de su raíz hebrea”.Bergman explicó que “Jesús era un rabino y maestro judío antes de ser proclamado como Cristo por el dogma cristiano, que leía, practicaba y enseñaba la Torá, la ley hebrea”.“Por lo tanto, este gesto vuelve a reunirnos en el mismo tronco judeocristiano que, sin dejar de ser dos ramas bien diferenciadas, judaísmo y cristianismo, damos los mismos frutos mesiánicos que se nutren de la raíz hebrea”, reflexionó el rabino del Templo Libertad y presidente de la Fundación Judaica Según Bergman, esta es “una noticia más que consolida un camino que comenzó Pablo II” cuando “al ingresar a la sinagoga de Roma proclamara que los judíos son como los hermanos mayores de los cristianos”.Por su parte, el rabino Abraham Skorka señaló a esta agencia que este hecho “es un paso grande para unir a todas las religiones a través de un diálogo que persigue el respeto por la vida, que es lo que dice la Torá” y aclaró también que “es bueno si se analiza que todas las religiones tienen como base la Biblia y se ve el mensaje bíblico que nos muestra como seres humanos”.“Durante mucho tiempo se pretendió desconocer lo que el cristianismo llama el Antiguo Testamento. Pero el Nuevo Testamento no se puede entender sin ver lo que dice el Antiguo Testamento. Este paso (la lectura del Papa Benedicto XVI en hebreo) demuestra en el cristianismo que ambos textos son importantes”, explicó el religioso de la comunidad Benei Tikvah.Finalmente, Skorka expresó a esta agencia que “el diálogo interreligioso es conocer al otro, entender al otro y dejarse impactar por lo que es el otro, pero esto no significa cambiar la manera de pensar”.La misión que comenzó hoy está dedicada al Génesis, el primero de los cinco libros que componen el libro sagrado y para el resto de las lecturas fueron convocados el cineasta Roberto Begnini y el ex primer ministro de Italia, Giulio Andreotti, entre otras figuras.