jueves, 30 de octubre de 2008

EL HEBREO


EL HEBREO LENGUA DE PERTENENCIA
Si nos fuera posible encontrarnos con Moshé en una de las tantas calles de Israel, podríamos dialogar con él en ivrit y nos entenderíamos sin dificultad alguna.El idioma es un medio de comunicación que ayuda a transmitir información, ideas y sentimientos. Todo idioma sufre constantemente cambios. El Hebreo sufrió numerosas modificaciones, las cuales intervinieron dejando enormes y sorprendentes huellas. Pese a todo tomamos un Tanaj en nuestras manos y podemos leerlo y comprenderlo.La época del llamado hebreo bíblico culminó con la destrucción del primer templo.Ya en el exilio, la lengua hebrea, recibió influencias arameas y griegas y pasó a llamarse el idioma de nuestros sabios “Leshón jazal”.Hoy día posee más de120.000 palabras de las cuales aproximadamente 8.000 pertenecen a la época bíblica y 20.000 al hebreo mishnaico.Durante el Medio Evo recibió influencias del idioma árabeEl 28 de agosto de 1897 se iniciaron en Basilea las sesiones del Primer Congreso Sionista. Las primeras palabras pronunciadas allí fueron las de Teodoro Hertzl, por supuesto, en alemán.Durante 2000 años el pueblo judío habló diferentes idiomas. El hebreo era sólo utilizado en el ritual religioso y poco a poco se convirtió en un idioma no habitual.A fines de 1880 comenzó la polémica entre el editor del periódico “Hashajar” Perez Smolenskin y un grupo de intelectuales judeo- alemanes acerca del uso del hebreo.Este destacado exponente de la Haskalá sostenía que el hebreo debía mantenerse como vínculo espiritual que uniera las distintas comunidades judías del mundo.Eliezer Ben Yehuda apoyó ese mismo año a Smolenskin y sostuvo que “así como no hay nación sin territorio, tampoco hay pueblo sin idioma”.De esta manera comienza en 1880 un profundo movimiento de renovación cultural con una idea fundamental a lograr, el resurgimiento del idioma hebreo como lengua cotidiana.El hebreo no contaba con vocablos modernos acuñados a lo largo del tiempo como consecuencia del avance de las ciencias y de la tecnología, había que crearlos.Ben Yehuda, junto a un grupo de personalidades como el poeta Jaim Najman Bialik dedicaron su tiempo a renovar el idioma hebreo.Finalmente el objetivo triunfó. El ivrit fue adoptado en la enseñanza en general y hoy día es el idioma de todos nosotros.Debemos destacar que el hebreo es, fue y será una lengua de pertenencia muñida de una gran connotación cultural que nos posibilita el acercamiento a nuestras fuentes, a nuestras raíces, a nuestros orígenes.

Lic. Belkis Rogovsky

Notas del EditorIvrit:

HebreoTanaj: El Tanaj (del acrónimo en hebreo תַּנַ"ךְ) es el conjunto de los 24 libros de la Biblia hebrea.

Haskalá: La Haskalá (Hebreo: השכלה; "Iluminismo" "educación" de la raíz sekhel "intelecto", "mente" ), también conocida como el Iluminismo judío, fue un movimiento que se desarrolló en la comunidad judía europea a fines del siglo XVIII que tomó los valores del siglo de las luces, buscando una mejor integración con el entorno, incrementar la educación del hebreo, la historia judía y demás conocimientos seculares, fuera del ámbito de la escuela religiosa o yeshivá.

“Leshón jazal”. En el exilio, la lengua hebrea, recibió influencias arameas y griegas y pasó a llamarse el idioma de nuestros sabios “Leshón jazal”mishnaico. Al hebreo antiguo clásico, la lengua de la Biblia, le sucedió una forma intermedia, el hebreo mishnaico, (de la Mishná, la tradición oral del pueblo judío)