sábado, 28 de febrero de 2009

EMPEZA A PREPARARTE PARA PASARLA REBIEN

La festividad de Purim, que se celebra el 14 de Adar (EL PRóXIMO LUNES 9 DE MARZO)recuerda y conmemora lo acontecido a los judíos en Persia, donde el rey Ajashverosh (siempre de acuerdo a la tradición judía) luego de un matrimonio desafortunado buscó una nueva esposa y eligió una hermosa mujer llena de las virtudes, llamada Ester, ignorando que era judía.
Ajashverosh tenía un ministro malvado, Haman que odiaba a los judíos y sembrando insidia en los oídos del rey logró que este determinara el exterminio de los judíos de su reino. Mordejai, tío de Ester enterado de los planes de Haman y el terrible destino que esperaba a los judíos le pidió a Ester que intercediera por su pueblo. Ella logró su propósito, el rey comprendió cuan malvado era Haman y cuan peligroso era tener un funcionario de esa clase y lo condenó a muerte. Desde ese entonces los judíos festejan Purim en recuerdo de cómo la reina Ester salvó a su pueblo de una terrible desgracia. Todo este relato es leído en la Meguilá Ester, un texto especial porque no está dentro de la historia bíblica. Es una fiesta de regocijo y diversión, los chicos se disfrazan, se intercambian regalos y una de las comidas típicas de esos días son los Humentashn o las Orejas de Hamán, unas masitas riquísimas que se burlaban del destino del malvado Haman y que nunca faltaba en ninguna mesa judía que se preciara de tal. Las comidas dentro del judaísmo se integran al gran relato de su historia y de su práctica.
La historia dice que este es un relato persa que se extendió por todo el Mediterráneo y que también y de alguna manera los judíos, que sufrían mucho durante el carnaval europeo por las burlas y los ataques que les infligían, hallaron la manera de celebrar su propio carnaval con disfraces y matracas que suenan con mucha fuerza cuando se pronuncia el nombre de Haman.