martes, 10 de febrero de 2009

HOMENAJE A RAB LEON KLENICKI Z`L EN LA CATEDRAL


Discurso de Alberto Zimerman en el Acto de Homenaje a Rab León Klenicki Z'L en la Catedral de Buenos Aires

Estamos reunidos en la Catedral de la ciudad de Buenos Aires, convocados por Su Eminencia Reverendísima Cardenal JORGE MARIO BERGOGLIO s.j., Arzobispo de Buenos Aires y Primado de la Argentina para honrar la vida y la obra de mi querido León Zichronóh Livrajáh (Bendita sea su memoria). Se trata del Rabino León Klenicki
Conocía a León por haber leído alguno de sus artículos. Pero lo que consolidó mi relación con él fueron esos días de septiembre de 1997, cuando compartimos, con algunos de los que están presentes hoy aquí, el Encuentro Judeo Cristiano organizado por el CELAM en Belo Horizonte, Brasil.
En la primera noche, después de cenar, León, que tenía un físico imponente, me tomó de la mano, me abrazó y con su enérgica voz, me dijo: ¡Vamos a dar un paseo!
El parque del lugar donde estábamos era inmenso y hermoso. Una frondosa arboleda tropical.
Caminando lentamente, me preguntó si me interesaba el Diálogo. ¿Qué pregunta es esa? le respondí. A lo cual él me dijo: ¡No te hagas el judío conmigo. No me contestes con otra pregunta! Empecé a conocer su "dulce" carácter cuando le dije ¿Por qué no???
Después de la reprimenda preanunciada me interrogó en profundidad sobre mí: mi vida, mi familia y mis estudios.
A continuación me dijo las dos cosas que tanto me marcaron de ahí en adelante:
Para trabajar en el diálogo tenés que considerar lo siguiente
1. VEA AVTA LEREAJÁ KAMOJA:
Amarás a tu prójimo como a ti mismo
2. IM ESHKAJEJ YERUSHALAIM TISHKAJ IEMINI. . Si me olvidara de ti, OH, Jerusalem!!, mi DIESTRA sea olvidada y se pegue la lengua a mi paladar.
Enseguida comenzó a desarrollar estas dos ideas
Quiero compartir con ustedes algo de esa charla, que se inició en ese lugar y se extendió por el tiempo y el espacio, muchísimo más, hasta hace algunos meses.
"Tenemos que querer para nuestro prójimo todas aquellas cosas positivas que queremos para nosotros mismos, pero NO en el mundo del deseo, sino en el mundo de la realidad, de lo práctico, de lo concreto" Él, aquí, usó una de las miles de palabras en Yidish que utilizaba cuando hablaba conmigo: Tajles!!! Hechos, no palabras.
El Amor al Prójimo debe incluir a la totalidad de las personas, cualquiera sea su ideología o creencia. En Pesaj, cuando celebramos la salida de los hebreos de Egipto, no estamos de festejo por la muerte de los primogénitos. Nunca nos alegramos por el fallecimiento, aún de nuestros enemigos.
Tenés que prestar atención: No solo escuchar lo que dice, sino percibir lo que siente el otro. Ver al otro en profundidad.
Para remarcar esto último me señaló: "En el Evangelio de San Marcos 12:28 en adelante están expresados los dos valores máximos del judaísmo que son considerados por Jesús como el primer mandamiento: el Shma Israel y este que te acabo de mencionar"
Del segundo punto me dijo: ¡Recordá que para nuestro pueblo, en la centralidad de su conciencia están Israel y Jerusalem. Nunca te olvides de esto! Pensá que tus 4 abuelos, tus tíos, tus 14 primos, algunos de ellos bebes, fueron asesinados por el solo hecho de ser judíos. Tus abuelos rezaban diariamente por Jerusalem, recordaban el Templo destruido hace 2000 años y cuando daban gracias después de las comidas rezaban "Bendito seas Tu, Oh D's que con Tu misericordia reconstruyes Jerusalem. Leyeron las 650 apariciones de Jerusalem en la Biblia Hebrea. Los profetas la tenían como la ciudad sagrada de D's. Tus abuelos no pudieron conocer Jerusalem. Es la ciudad donde D's ha hablado y le habla al pueblo de Israel
Desde aquella noche en Belo Horizonte, nuestro trato fue cada vez más intenso y profundo. Comenzó a enviarme regularmente material de todo tipo. No únicamente sus escritos. Después, me llamaba para ver si los había leído y cuál era mi opinión.
Los paseos con León por la Avenida Corrientes eran maravillosos. Entraba en todos las librerías. Miraba todos los libros. ¡De no ser por el sobrepeso en el vuelo de vuelta, se los hubiera comprado todos!
En estos momentos me pregunto qué me dejó, ya que me considero honrado por su herencia espiritual. Y la respuesta es:
Ø El conocimiento sobre los pasos dados por nuestros hermanos católicos en la dirección del diálogo. Por ejemplo: desde el Concilio Vaticano II, Nostra Etate hasta la condena al antisemitismo del Papa Juan Pablo II, quien lo calificó como un pecado.
Ø Su carta manuscrita acompañando un material, donde me señalaba la importancia del rezo de Juan Pablo II en el Kotel. (Muro occidental del Templo): Allí el Papa dejó un texto de pedido de perdón por un pasado de intolerancia católica hacia el pueblo judío
Ø El trabajo, en forma conjunta, con los hermanos de fe, llamando al respeto mutuo por medio de la educación y el deseo que lo sustenta: terminar con toda forma de discriminación.
Ø El aprendizaje del entendimiento judío respecto al cristianismo, a través de la lectura de la obra de pensadores como Martín Buber,
Franz Rosenzweig, Abraham Joshua Heschel, Mordejai Kaplan.
Ø La difusión en la comunidad judía el documento Dabru Emet (Digamos la verdad) Este trabajo es una invitación a los miembros del pueblo judío a dialogar con los cristianos, más allá de las acusaciones o de la simple cordialidad, sin contenido ni compromiso. Creemos, dice el documento, que ha llegado el momento de que los judíos reconozcan los esfuerzos que hacen los cristianos por valorar al judaísmo.
En síntesis, mucho y bueno se ha avanzado en el terreno al que León dedicó su vida.- En estos días se cumplen cincuenta años de la convocatoria del CONCILIO ECUMENICO VATICANO II.- Tareas como la de León hubieran sido impensables antes este. Nadie podía, en los inicios de su entrega a esta causa, en la segunda mitad de la década del sesenta, con las heridas de la Schoáh y luego con la tinta de la Declaración Nostra Aetate aún frescas, predecir el volumen de los actos que atestiguan el progreso de la comprensión entre las diversas comunidades de fe.- Nadie parado en 1968 podía suponer entonces que era posible el establecimiento de relaciones diplomáticas entre el Vaticano y el Estado de Israel.-
Sin embargo, sería una ingenuidad suponer que este avance siguió, o que seguirá en el futuro, el trazado de una línea ascendente rectilínea y sin turbulencias.- Cristianismo y judaísmo, cada una de las comunidades de fe que los integran, conllevan una pluralidad de puntos de vista internos no siempre susceptibles de ser satisfechos en armonía.
Hace unos pocos días conmemoramos un nuevo aniversario de la liberación del campo de exterminio de Auschwitz, en enero de 1945.- Tras el documento sobre la Shoáh, creímos clausurado un debate y supusimos que su negación no era simple materia de opinión.- La realidad nos colocó frente a un panorama diferente.-
¿Cómo hubiera reaccionado León? Nos lo imaginamos diciéndonos, con una sonrisa: Confiemos en la capacidad de comprensión de nuestros hermanos en el Diálogo y en su buena fe.- Seamos frontales, pero respetuosos.- Razonemos.- Privilegiemos lo positivo.- Comprendamos.- Y sobre todo, que nuestra fe en la hermandad de los hombres desde el respeto mutuo, así como en la vitalidad de nuestra tarea, no decaigan.-
Querido León, que tu memoria sea Bendita Amen

www.porisrael.org