sábado, 28 de marzo de 2009

ASUMIO EL NUEVO DIRECTOR DEL SEMINARIO RABINICO LATINOAMERICANO


El nuevo director del Seminario Rabínico Latinoamericano anunció cambios en el programa de estudios

Itongadol/AJN.- En una entrevista exclusiva con la Agencia Judía de Noticias, el rabino Leonardo Bitrán confirmó que habrá una reforma en el programa académico y se formará cada religioso en función de su futura función en el sistema. También se refirió al ingreso de movimientos no ortodoxos en Latinoamérica, que, a su entender, modificó “la fisonomía del judaísmo local tremendamente”. Para Bitrán, los ortodoxos en la Argentina construyeron “una red y un poder religioso que nunca se soñó”. Pero advirtió que lo hizo sobre bases conservadoras que ya existían.
El nuevo director académico y administrativo del Seminario Rabínico Latinoamericano, el rabino Leonardo Bitrán, confirmó que realizará una reforma en el programa académico que prevé que cada religioso egresará graduado para determinada especialidad.En una entrevista exclusiva con la Agencia Judía de Noticias (AJN), Bitrán, quien fue nombrado Vice-Chancellor (cargo que corresponde a director académico y administrativo) del seminario, indicó que entre los proyectos previstos para este año se prevé “cambiar, alterar, modificar, mejorar el programa académico para ser rabinos, jazanim y morim”.“Se tratar de ayudar a vislumbrar ciertas especialidades que los rabinos al llegar a su último año de estudio podrían tomar. Por ejemplo, hay rabinos que desean ser rabinos de púlpito, otros desean ser rabinos educadores, otros serían muy buenos como rabinos de institución y otros que quieren volver al seminario y ser académicos”, precisó.El rabino Bitrán subrayó que este cambio en el sistema educativo implica que “el último año de estudios debería estar destinado a especializarlos”. El programa actual de estudios rabínicos, según explicó Bitrán, consiste “en años de estudio acá”, que incluye exámenes para ir a Israel.“Queremos tener un control antes de (que los estudiantes) vayan a Israel, porque no queremos seguir graduando gente que quizás no es para el púlpito o para el rabinato. Ir a Israel significa ir a estudiar a un nivel más alto y el estudiante vuelve a la Argentina”, afirmó el religioso.El directivo indicó que en la actualidad, en Israel, “el estudiante rinde un examen frente a un Beit Din (Tribunal rabínico) y después vuelve a Buenos Aires a seguir estudiando y a rendir otro examen y esta casa de estudios le entrega un título a ese rabino”. “Esta es una institución rabínica que crea al rabino desde el principio al fin y parte de la idea es que en vez de ser una Smija (ordenación rabínica) un examen oral de una hora y media sea un título académico que indique que el individuo a cursado cierta cantidad de cursos y ha tenido cierto rendimiento, entonces él va a ser ordenado y se le va a entregar un título”, explicó. Además, Bitrán indicó que el objetivo del seminario es que el rabino “sea más académico” para lo que se busca un acuerdo “con una universidad privada local para poder entregarle al estudiante algo más que una licenciatura”.Bitrán, quien reemplaza en cierta forma al rabino Abraham Skorka al frente del seminario, también se refirió a su visión del judaísmo conservador/masortí en Latinoamérica.En este sentido, el religioso consideró que “la introducción de movimientos no ortodoxos en Latinoamérica cambio la fisonomía del judaísmo local tremendamente”. “No quiero decir con eso que si el conservadorismo y el reformismo no hubiesen entrado a Latinoamérica se hubiese muerto todo, no creo en esta cosa mesiánica de que salvó al judaísmo”, afirmó el rabino.Siempre en diálogo con AJN, el director del Seminario Rabínico consideró que después de la década del ’70, “el movimiento ortodoxo empezó a resurgir tremendamente y construyó una red y un poder religioso en la Argentina, que tal vez nunca se soñó”.Pero aclaró que este logro lo alcanzó sirviéndose de “las bases conservadoras que ya existían” en el judaísmo.“Creo que los rabinos de hoy, graduados en los ‘70 y ‘80 son los que buscaron más tradición dentro del movimiento conservador y la respuesta fue ‘hazte líder, hazte rabino’ y creo que hay gente que no quiere ser rabino pero quiere saber más y eso el movimiento nuestro no lo entregó en Latinoamérica y en Estados Unidos tampoco”, afirmó.Bitrán, quien fue presentado de manera oficial el 16 de marzo pasado, justificó la decisión de las autoridades de designarlo al frente del seminario pese a ser un rabino de púlpito.“Tengo una formación universitaria, como muchos de mis colegas rabinos, y en mi caso una formación económica, y si bien tengo un trabajo de púlpito, la tendencia ha sido traer a rabinos de ciertos púlpitos de vuelta al seminario para tener una conexión más estrecha con la realidad”, afirmó.Para el religioso “hay un enfoque que hay que cambiar, la institución ha estado durante muchos años con un enfoque y una idea de hacer las cosas de una forma determinada, que lamentablemente no funciona en el siglo XXI”. “Como factor de cambio y como catalizador de cambio es que yo he venido a trabajar en Argentina, desde como mejorar a los rabinos en sus estudios hasta en el área financiera”, subrayó.El rabino Britán nació en Chile, esta casado con la licenciada Silvana Bacman y tiene dos hijos, Ethan y Lara. Además licenciado en Ciencias Económicas de la Universidad de Chile, Ingeniero Comercial y tiene un Master en Economía. Se graduó de rabino en el Jewish Theological Seminay (JTS) de la ciudad de Nueva York, en 1992, con un Master en Talmud y estudios rabínicos, desempeñándose a partir de ese momento como uno de los tres rabinos de la comunidad Sharei Tzedek de la ciudad de Detroit.A partir de 2003 se radicó en la ciudad de San Antonio, Texas, y fue el líder espiritual de la congregación Agudat Ajim.

Desde nuestra Institución le hacemos llegar nuestras calurosas felicitaciones y el deseo que el éxito corone su gestión al frente del Seminario y permita un renovado crecimiento del Movimiento Masorti en nuestro país.