domingo, 8 de marzo de 2009

PARA CONOCER SOBRE PURIM


PURIM
El lunes 9 de Marzo a las 19.45 hs. te esperamos para compartir el servicio religioso, lectura de Meguilat Ester y disfrutar de una hermosa actividad.

Aprendiendo de nuestra historia
Dicen nuestros sabios que ¨cuando comienza el mes de Adar, aumenta la alegría¨.
La fiesta de Purim es el 14 de Adar y es en recuerdo a la salvación de los judíos en la época de Hajshverosh (fines del siglo 5 A.E.C). Aman pensó aniquilar a los judíos el 13 de Adar con el permiso del rey y sucedió lo contrario. Su pensamiento perverso lo llevó a su propia destrucción: en ese mismo día los judíos pelearon contra sus enemigos y realizaron el 14 de Adar un día de fiesta y banquete. Los judíos de Shushan continuaron con la guerra durante el día 14 y realizaron la fiesta y el banquete el 15 de Adar.
La fiesta lleva el nombre del "pur" que es el sorteo que realizó Aman para fijar en que mes y día, se debería exterminar a los judíos.
Purim en Jerusalem y ciudades amuralladas:
En todo Israel y en la Diáspora se festeja Purim el 14 de Adar, excepto en Jerusalem y otras ciudades antiguas que, son como la capital Shushan o cualquier ciudad de la tierra de Israel que estaba amurallada desde la época de Ioshua Bin Nun, que se festeja Purim el 15 de Adar. En la época de los eventos de Purim los sabios decidieron otorgar honores a la tierra de Israel que se encontraba desolada por el exilio de Babilonia.


Las leyes de la fiesta y sus costumbres
El ayuno de Ester: en vísperas de Purim. El 13 de Adar (lunes 9 de marzo), se ayuna desde la madrugada hasta la noche - en recuerdo al ayuno que duró tres días, el cual Ester llamó a todos los judíos de Shusan a unirse a ella y a sus doncellas. (Ester 4:17). Este ayuno se llama el Ayuno de Ester.
La lectura de la Meguila: La Meguila se lee dos veces - una por la noche y otra por la mañana. Al llegar al 3r capítulo de la Meguilá y cuando se pronuncia el nombre de Amán, todos, chicos y grandes, hacen mucho ruido con las matracas para no escuhar su nombre. En algunas comunidades se acostumbraba escribir el nombre de Haman en dospiedras que se golpeaban entre sí cada vez que se mencionaba su nombre y al finalizar lalectura el nombre delmalvado debía quedar borrado.
En toda la Meguila no aparece el nombre de Dios, pero su mano esta de forma oculta interviniendo en todos los sucesos.
Mishloaj Manot-Regalos comestibles: este precepto está escrito en la Meguila. Es deber mandar por lo menos dos regalos (cosas dulces, chocolates, golosinas) para los amigos. Es una manera de recrear la amistad y el amor.
Matanot La Evionim-Donativos a los pobres: se debe dar dinero para dos comidas a dos pobres o necesitados.
"...Que sean días de fiesta y regocijo, que se envíen presentes los unos a los otros y que se ofrezcan dones a los pobres¨. (Ester 9:22).
Los disfraces: en Purim se acrecienta la alegría y el goce. Distintas costumbres se agregaron a Purim con el correr de las generaciones. Una de ellas son los disfraces. ¿Porqué nos disfrazamos en Purim? Una de las explicaciones es que está escrito en la Meguila "y muchos habitantes de la tierra se judaizaban": muchos de estos gentiles que deseaban exterminar al pueblo de Israel bajo la orden de Aman y Hajashverosh, se judaizaron es decir se vestían como judíos "Porque el temor a Mordejai había caído sobre ellos".
Sin lugar a dudas los disfraces vienen a demostrar el motivo central de esta fiesta - "y se invirtió", y es una de las expresiones de alegría de Purim.
Otra explicación nos enseña que la realidad no es exclusivamente lo que vemos, sino lo que esta detrás de la máscara. El disfraz nos estimula a esforzarnos por ver mas allá de la superficie, encontrando la verdad.
El banquete de Purim: los días de Purim se fijaron como días de banquete y de alegría, se debe realizar un banquete el día 10 de Marzo al mediodía, con la familia y los amigos. En este banquete debemos tomar vino hasta estar alegres, hasta no poder diferenciar entre "el maldito de Aman" y el "bendito de Mordejai".
La lectura de la Torá: se debe leer la lectura de "Y vino Amalek y luchó contra el pueblo de Israel" (Exodo 17), pues Aman era de la simiente de Amalek, dado que Amalek que salió a la guerra de una manera imprevista contra Israel.
"Al Hanisim" se recita en la oración de Shmone Esrei y en la bendición después de las comidas. Esta oración demuestra la grandeza del milagro de Purim.
Purim tiene también sus comidas tradicionales, como Kreplaj (unos pastelitos rellenos de carne) en la sopa, pan que suele incluir pasas de uva y azafrán, y el postre predilecto “Oznei Amán” – masas en forma triangular, rellenas de semillas de amapola, dátiles, ciruelas secas, etc. La tradición popular sostiene que la forma triangular imita el sombrero que usaba Amán. Padres y familiares acostumbran dar a los niños “Demei Purim”, dinero de Purim, monedas o fondos de regalo.

Para Pensar
¨En cada generación cada hombre debe sentirse como si él mismo hubiese salido de Egipto...¨ y esto se aplica también a Purim: cada judío debe tomar conciencia que en cada generación hay un Mordejai y hay un Amán.

Por lo tanto, aquel que lee la Meguila solo como si se tratara de algo del pasado, sin importancia para el presente, no queda exento de haber comprendido cúal es el significado del milagro de Purim, tal como leemos: ¨Aquel que lee la Meguila fuera de su secuencia, no cumplió con su obligación¨. (Megila 17a)

Purim nos advierte que el destino de los judíos en la diáspora esta regido por el azar y nos recuerda la manera como los judíos lograron evitar una catástrofe al mantenerse unidos en momentos de grave peligro.

Oznei Aman
Ingredientes:

4 Tazas de harina

4 huevos

3/4 tazas de azúcar

1 taza de margarina suave

1 Cucharada de jugo de naranja

1 Cucharada de extracto de vainilla

2 Cucharaditas de Royal

1 Pizca de sal

1 Cucharadita de ralladura de naranja
Relleno; semillas de amapola, dátiles, ciruelas secas.

FORMA DE HACERLOS:*Mezclar en un tazón grande todos los ingredientes. *Se puede poner un poco más de jugo o harina según la consistencia de la masa.*Dividir la masa en 4 partes, enharinar una mesa y con el rodillo extender la masa, que quede gruesa como de 1/2 centímetro. * Usar un molde redondo para galletas de 6-8 cms de diámetro y cortar círculos de masa y rellenar con 2 cucharaditas de cualquier relleno y cerrar los círculos en forma triangular uniendo las puntas. * Hornearlas sobre una fuente engrasada con 2 cms de separación entre cada una.
El horno debe estar a 350° por 20 minutos.

Un cuento de Purim
Di Purim schpiler

Hoy es Purim. La casa de mi abuelo Rabi Meir está llena de luz. Mi abuelo, un hombre vigoroso, con barba corta, cabello grisáceo y radiantes ojos juveniles, oscuros está sentado a la cabecera de la mesa. Sobre la mesa, se ve el koilich. A su lado se halla mi querida abuelita. Aunque ancianos, los dos son hermosos. La abuela luce el vestido de las grandes fiestas; y ella misma sirve a los comensales el pescado relleno que desborda la fuente. Alrededor de la mesa están sentados tíos y tías, con sus hijos e hijas. Y todos se llaman igual; todos son Moishe, David, Jaim, Sara, Lía y Débora, puesto que todos han recibido sus nombres de los padres de nuestros abuelos. El abuelo indica a cada uno el asiento y guarda un orden riguroso: de un lado, los hombres; del otro, las mujeres. Y también los niños, de un lado, los varoncitos, y del otro las niñas, para que no haya peleas. El abuelo bebe la primera copa de vino y comienza a entonar la canción tradicional “Shoshanat Yaacov”, siendo acompañado por todos. La intensidad va subiendo y la casa toda resuena de alegría. De pronto digo: -“¡Ahí llegan los juglares de Purim! ¡Ya están aquí! Ah, ¡estos felices actores que nos divierten en los días de Purim! ¡Y qué hermosas son sus canciones!... ¡Cómo me gustaría ser uno de ellos! ¡Cómo me gustaría ser uno de los Purim schpiler!” -“¡A gut iomtev!”, exclaman los purim schpiler, al irrumpir en la habitación su alegre y ruidoso elenco. Inmediatamente se disponen en dos filas, en medio de las cuales se sitúa el trono ocupado por el rey Ajashverosh, y comienza la representación cuando entra Memuján cantando una canción. -“¿Eres tú el que hizo de José, el justo en la obra “La venta de José”?” –Le pregunté a Faivel el huérfano. –“Sí, yo soy José, el justo” –contesta Faivel, que está parado a un lado, con el rostro lloroso. –“¿Vas a representar esta noche?”-sigo preguntando. –“Si tengo que hacerlo, lo haré. –Faivel se acerca y me dice en voz baja: - “Dame un pedazo de aquel pan que está sobre la mesa, de aquel Purim koilich” - “Me van a ver y se van a enojar conmigo”. -le digo en voz baja. – “Llévatelo igual, nadie te va a ver”.- me dice Faivel y sus ojos brillan. – “¿Robar?” -le digo – “¿A eso lo llamas robar?” – irrumpe Faivel. – “¿Y si no, qué es? ¿De qué otra manera lo dirías?” – “¡Estoy muerto de hambre!” - dice Faivel en voz baja y parece que comiera el pan trenzado con los ojos. – “Desde la mañana que no pruebo bocado”. Las miradas de todos están fijas en la representación que se va desarrollando, y nadie me observa. Me aproximo a la mesa, saco rápidamente un trozo de pan recién empezado y se lo alcanzo a Faivel. Éste lo esconde en el bolsillo, me aprieta la mano y me dice: – “Eres un buen chico, ¡Que Dios te bendiga!” – “¿Quieren que representemos también la obra “La venta de José”? -dice el Rey Ajashverosh que de inmediato se saca la corona dorada y se pone un sombrero común. – “¡Basta! ¡Basta!” -grita el abuelo y le da al rey en la mano una moneda de plata. Le ordena al criado que barra y saque el barro que trajeron los juglares… En la casa, se oye el ruido de sillas. Mientras la familia vuelve a sentarse en sus lugares, yo aprovecho ir hacia la puerta para despedirme de la “compañía”. – “Ven conmigo”. ¬– me dice Faivel - tomándome de la mano – “Hazme caso, ven conmigo, te quiero, eres un buen chico, ¡muy bueno!” – “¿A dónde?” –le digo y mi corazón golpea con fuerza. – “A la casa del rey Ajashverosh. Por hoy no actuamos más. Vamos al banquete a la casa del rey”. La noche se hace más oscura, el barro se vuelve más profundo. Me parece que tengo alas, que me llevan por el aire y ¡empiezo a volar!... ¡a flotar! – “Tengo miedo” - Le digo a Faivel y lo tengo de la mano. – “¿De qué tienes miedo, tonto?” - y mastica el pedazo de pan que le di. – Allí verás qué banquete prepararon. Allí oirás cómo cantamos canciones… - “Oh… ¡Qué delicioso es este koilich! Se deshace en la boca, es una manteca. No entiendo cómo hacen para mirarlo y no comerlo hasta después de la bendición”. - “No es para tanto”- le digo. –“En casa comemos koilich, todos los días de la semana”. – “¿Todos los días comen koilich? - me dice Faivel lamiéndose los labios. – “¿Y carne?” – sigue preguntando. – “Todos los días” - le digo. – “¿Todos los días? Yo como carne el sábado, y… ¡no todos los sábados!”-dice Faivel asombrado. – “¿Dónde está tu padre?” –le pregunto. – “No tengo padre”. – “¿Y dónde está tu madre?” – “Tampoco tengo madre”. – “¿Y abuelo, y abuela? – “No tengo ni abuelo ni abuela”. – “¿Un tío, una tía?” – “No tengo tío, no tengo tía”. – “¿Un hermano o hermana?” – “Tampoco tengo hermano ni hermana. No tengo a nadie, soy huérfano. Ni siquiera tengo pariente alguno…soy huérfano, sólo tengo hambre”. Miro su cara y miro la luna. Me parece que tienen el mismo color. Me acerco más a él y juntos “volamos” tras la “compañía”, tras los divertidos juglares, tras los Purim schpiler.
Scholem Aleijem (1859 -1916)