martes, 14 de abril de 2009

EMPEZAMOS LA CUENTA DEL OMER


SEFIRAT HAOMER




BARÚJ ATÁ ADONÁI, ELOHÉINU MÉLEJ HAOLÁM, ASHÉR KIDSHÁNU BEMITZVOTÁV, VETZIVÁNU AL SEFIRÁT HAÓMER.

Bendito eres Tú, Adonai nuestro Dios, Rey del universo, que nos ha santificado con Sus mandamientos, y nos ha ordenado lo concerniente a la cuenta del Omer.

Es una mitzvá (mandamiento) contar cuarenta y nueve días a partir del día de la ofrenda del Omer, el dieciseis de Nisán.La mitzvá consiste en contar tanto la cantidad de días como de semanas, como lo indica la Torá, “Deberán ser siete semanas completas”.
¿Cuál es el verdadero significado de esta cuenta?Cuando los Bnei Israel fueron liberados de Egipto, Moshé les dijo que se les daría la Torá luego de cuarenta y nueve días.Con gran expectativa de recibir ese regalo Divino, cada judío llevó una cuenta propia, esperando que el gran día llegue.Luego, Hashem estableció la cuenta como una mitzvá permanente.
Otro motivo para esta mitzva es que el dieciseis de Nisán, el segundo día de Pesaj, se traía una ofrenda omer para la comunidad en adicion a los sacrificios de Iom Tov (dia festivo)En Levítico (el tercer libro de la Torá), el versículo (23:15) declara: “Contaréis…desde el día en que habéis traído el Omer como ofrenda cernida…”.El Omer era una medida de cebada (de aproximadamente 2 litros) que los judíos traían como minjá -Ofrenda de la Tarde- el segundo día de Pesaj.A esto le seguía la cuenta del Omer, donde los judíos contaban cada día durante siete semanas -cuarenta y nueve días en total-conducentes a la festividad de Shavuot en el quincuagésimo día, el que también celebra el recibimiento de la Torá en Sinaí.
Aún después de la destrucción del Primer y Segundo Templo al que se traían estas ofrendas, la tradición de contar el Omer continuó.Contamos desde Pesaj, el tiempo de redención de la esclavitud física de Egipto, hasta la entrega de la Torá para demostrar que la redención espiritual alcanzada por el estudio y el cumplimiento de la Torá se consideran aún más importantes que lo que fue la liberación física.
La Torá nos ordena que contemos siete “semanas completas serán” (23:15), haciendo alusión a ellas durante este período, éste es un deber especial para perfeccionarnos nosotros mismos y sobrellevar cualquier obstáculo que nos aparte de Hashem.
Al final del rezo vespertino de cada uno de estos cuarenta y nueve días, el judío recita una bendición y luego debe verbalizar el número correspondiente a ese día.Además de conmemorar la cuenta del Omer, los cuarenta y nueve días de la sefirá también expresan el ansioso anhelo del judío por recibir la Torá en Shavuot, cincuenta días después de experimentar la liberación de Pesaj.
(Extraido de tora.org.ar)