martes, 21 de abril de 2009

RESUMEN DE LA PARASHA DE LA SEMANA

PARASHA TAZRÍA – METZORÁ

En esta Parashá, la Torá nos enseña cómo debía actuar la mujer después de dar a luz a un varón o a una niña, de acuerdo con las leyes de pureza e impureza. Luego del nacimiento de un varón, la mujer era considerada impura durante 33 días, y en caso de nacer una niña, durante 66 días. Luego de este período, la mujer debía llevar a cabo una inmersión en la Mikve ( baño ritual ) y ofrecer un sacrificio en el templo para luego reunirse con su esposo. Las leyes de pureza e impureza se anularon hace casi dos mil años. Las únicas leyes que quedaron del pasado son las de nidá y la inmersión en la Mikve. Son prohibiciones impuestas a la pareja. Las relaciones sexuales están vinculadas con la sagrada creación de la vida. La mujer no está sólo para brindar placer al hombre. No debería ser tratada como un objeto que sirve para satisfacer las necesidades del otro. Ambos miembros de la pareja deben respetarse mutuamente para que la satisfacción sexual sea mutua. La abstinencia de relaciones sexuales después del nacimiento y también durante la época del flujo menstrual de la mujer, demuestra que los seres humanos son capaces de dominar sus instintos. Ser humano en la vida sexual significa subordinar el apetito sexual a la moral humana. Por eso la Torá no desea que las relaciones familiares se basen en la explotación o en la violación, sino en la igualdad. La persona que no puede reconocer el valor del prójimo en el dormitorio, no podrá hacerlo en su vida diaria.