miércoles, 5 de agosto de 2009

RESUMEN DE LA PARASHA SEMANAL


PARASHA EKEV

Si Bnei Israel son cuidadosos de observar aun esas mitzvot “menores” que generalmente se
pasan por encima, Moshé promete que ellos serán la más bendecida de las naciones de la
Tierra. Moshé les dice a Bnei Israel que ellos conquistarán Eretz Canaan poco a poco, de modo que la tierra no sea tomada por animales salvajes en la pausa antes de que Bnei Israel pueda organizarse y asentarse en toda la tierra. Después de advertir a Bnei Israel una vez mas de quemar todos los ídolos esculpidos de dioses caananitas, Moshé enfatiza que la Torá es indivisible y no está abierta a observación parcial. Moshé describe la tierra de Israel como una de trigo, centeno, uvas,higos, y granadas, una tierra de aceitunas ricas en aceite y de miel de datiles.
Moshé previene a Bnei Israel a no ser altivos y pensar que obtendrán Eretz Israel como resultado de sus propios poderes y vigor; mas bien deben siempre recordar que fue Hashem Quien les dio riquezas y éxito. Tampoco Hashem expulsó a los caananitas por los méritos de
Bnei Israel, sino mas bien por los pecados de los caananitas. Y es que el camino de Siani ha sido un catálogo de pecados grandes y chicos y rebeliones contra Hashem y Moshé.

Moshé detalla los eventos después que Hashem dijo los Diez Mandamientos en Sinai, culminando con la traída del segundo par de tablas en Yom Kipur.
La muerte de Aarón se relata junto con la elevación de los levitas a servir a Hashem. Moshé destaca que las setenta almas que bajaron a Egipto ahora se han hecho abundantes como las estrellas en el cielo. Luego de especificar las virtudes de la Tierra de Israel, Moshé dice el segundo parrafo del Shemá, que conceptualiza recompensa por mantener las mitzvot y castigo por no hacerlo.