lunes, 18 de enero de 2010

LA HAFTARA DE LA SEMANA


Haftará: Irmiahu 46: 13-28

En la Haftará de la semana pasada, el profeta Yejezkel describía la caída de Egipto en manos del rey babilonio, Nevujadnetzar. Esta semana, es el profeta Yirmiyahu el que habla del juicio que los babilonios ejecutarán sobre los egipcios. Además, la Haftará trata del histórico exilio del pueblo judío, y le infunde coraje a Israel. El profeta dirige a Israel hacia el único “talismán” que ha de tener efecto en todos los lugares y todas las épocas: “eved
Hashem”, “servidor de D-os”.

A pesar del gran sufrimiento, la única protección segura contra las tormentas de la historia es ser un siervo de D-os, porque no hay nadie que esté más cerca del Amo como Su sirviente, en todos los lugares y en todas las épocas, en forma incondicional.
(Basado en Rabí Hirsch)


“Pero tú, no temas, Mi sirviente, Yaakov, y no tengas miedo, Israel, pues Yo te salvaré desde lejos” (46:27)
Cuando Israel hace teshuvá (regresando arrepentidos hacia Hashem), se acelera la redención final, llegando antes de su momento designado. Pero si no hacen teshuvá, la redención llegará de cualquier modo, en su hora predestinada.
Por eso, Hashem le dice a Israel, a través de Su profeta, que no debe temer, pues “Yo te salvaré desde lejos”. Aunque estés muy lejos del judaísmo, y la palabra “teshuvá” no tenga para ti ningún significado, El ciertamente habrá de redimirte cuando llegue el momento de la redención
.