lunes, 1 de febrero de 2010

LA HAFTARA DE LA SEMANA


Haftará de ITRO
Yeshayahu 6:1-13,7:1-6,9:5-6

La revelación de la Shejiná en el Sinaí, en la Parashá de esta semana, se ve reflejada también en la Haftará, a través de la revelación de la Shejiná al profeta Yeshayahu.
Por lo general, la mayoría de las personas quieren ser los primeros en lo que hacen. Demostrar su superioridad por sobre los otros. Ese es el impulso que nos lleva a desear poseer dinero y poder. "¡Yo soy mejor que tú! ¡Tú estás en segundo lugar!".
Y hasta cuando dejamos que los otros vayan primeros, suele ser para demostrar qué rasgos de carácter elevados poseemos, en otras palabras, ¡cuánto que estamos por encima de los demás!
En la kedushá que se dice por lo menos dos veces por día, les pedimos prestada una plegaria a los ángeles, y así alabamos a Hashem.
Decimos: "Ellos (los ángeles) se llaman los unos a los otros y se dicen: 'Santo, Santo, Santo, es el Amo de las Legiones. El mundo entero está repleto de Su Gloria'"
El Hombre no es un ángel. Cuando los ángeles dicen Kedushá, comienzan llamándose los unos a los otros, como diciendo: "Tú ve primero, pues tú eres más grande que yo". Y el otro le responde: "No, tú eres más grande que yo". Por fin, todos alaban a Hashem al unísono.
Los ángeles repiten la palabra "santo" tres veces. Todo lo que se hace tres veces tiene permanencia y perpetuidad. Por eso, los ángeles nunca dejan de decir "santo", ya que Hashem es infinitamente santo
.