lunes, 1 de febrero de 2010

RESUMEN DE LA PARASHA SEMANAL


Resumen de la Parashá Itró

Itró sacerdote de Midián y suegro de Moshé supo de todo lo que Hashem había hecho por Moshé y el Pueblo de Israel sacándolos de Egipto. Tziporá, esposa de Moshé, junto a sus hijos Guershom y Eliézer, regresaron a Midián. Itró posteriormente los llevó a Refidim, lugar donde estaba acampado el pueblo. Itró reconoció el poder del Todopoderoso y Le brindó sacrificios.
Itró aconsejó a Moshé que nombrara jueces que lo ayudaran a juzgar, que él sea sólo el representante del pueblo ante el Eterno. Así hizo Moshé e Itró regresó a Midián.
Transcurrieron tres meses de la salida de Egipto y los Bnei Israel llegaron al desierto de Sinai y acamparon frente al monte. Moshé subió al monte y el Eterno le dijo que instruyera al Pueblo para que recordara como Él los liberó de Egipto. Asimismo, señaló que si el pueblo Le oyese y mantuviera Su pacto, sería un “reino de sacerdotes y un pueblo santo”. Moshé descendió del monte y transmitió esas palabras a los ancianos y al pueblo. El pueblo respondió: “Haremos todo lo que dijo el Eterno”. Hashem le indicó a Moshé, que Él aparecería como una densa nube y de ese modo hablaría a todo el pueblo. Los Bnei Israel debían prepararse en tres días para recibir la Torá y Él bajaría al monte de Sinai. Nadie debía acercarse al borde del monte, ya que el que lo hiciera moriría.
El seis de Siván, o sea, después de transcurridos los tres días, hubo truenos y relámpagos y una espesa nube se posó sobre la cima del monte, con humo y fuego. Se oyó un fuerte sonido de cuerno, que se intensificaba. El pueblo se acercó al pie del monte y Moshé subió a la cima. Se produjo el momento en que el mundo sufriría un cambio histórico, al recibir todos los humanos las raíces de comportamiento moral y religioso, para la eternidad.
El Todopoderoso ordenó Sus palabras, en los Diez Mandamientos:
1.- Yo soy el Eterno, tu Hashem, que te saqué de la tierra de Egipto...
2.- No tendrás otros dioses delante de Mí...
3.- No pronuncies el nombre del Eterno, tu Hashem, en vano...
4.- Acuérdate del Shabat para santificarlo...
5.- Honrarás a tu padre y a tu madre...
6.- No matarás
7.- No cometerás adulterio
8.- No robarás
9.- No levantarás falso testimonio contra tu prójimo
10.- No codiciarás la casa de tu prójimo

El pueblo sintió gran temor por lo que estaba presenciando y pidieron a Moshé que él hablara en lugar del Todopoderoso, pues temían morir.
Luego Moshé se acercó a la espesa oscuridad y recibió una cantidad de leyes, preceptos sobre el culto divino, prohibición de idolatría, erigir un altar de tierra para ofrendar sacrificios al Eterno, y la prohibición al sacerdote de ascender al altar por una rampa, sólo por escalones.