lunes, 26 de abril de 2010

LA PARASHA DE LA SEMANA


PARASHA EMOR
פרשת אמור

La sección que leemos en la Tora este Shabat, describe las reglamentaciones con respecto a los Cohanim y el Santuario cuyo cuidado estaba a cargo de dichos funcionarios.
En comentarios anteriores mencionamos que el ideal de la comunidad de Israel era llegar al grado máximo de santidad. Para ello, cada miembro del pueblo debía cumplir con los distintos preceptos y obligaciones y en el caso de los Cohanim, por su cercanía con el ritual y el lugar de culto, las leyes atinentes a los sacerdotes eran aún más estrictas y especiales.
Cabe recordar que el libro de Vaicrá tiene como eje central el tema de pureza e impureza ritual y esto nos ayuda para comprender mejor los temas tratados en Parashat Emor.
La lectura comienza con el enunciado de las leyes de duelo para el Cohen y que eran más estrictas que para los demás miembros de Am Israel y mucho más en el caso del Cohen Gadol.
Las leyes hacia los Cohanim se dividían en lo personal, familiar y también se vinculaban con la tarea específica de ellos en el Mishkan. Junto a las ofrendas y sacrificios, la Tora menciona el encendido de las luces del Mishkan, el ner tamid, la luminaria que debía estar permanentemente encendida en el lugar:
“Manda a los hijos de Israel que te traigan para el alumbrado aceite puro de olivas machacadas, para hacer arde las lámparas continuamente” (Levítico 24:1)
El capítulo 23 de esta parasha incluye el calendario de las festividades y conmemoraciones de Israel, desde las fiestas de peregrinación, incluyendo Rosh Hashana y Iom Kipur.
"Y contarán desde el próximo día después de la fiesta, desde el día en que trajeron la ofrenda, siete shabatot completos (semanas completas)" (23:15).
Cada noche hacemos la llamada Cuenta del Omer. Este es el versículo que fundamenta esta práctica que finalizará en Shavuot.
La semana pasada en Parashat Kedoshim hablamos acerca de las leyes sociales que estaban escritas en la Torá. También esta sección las considera precisamente en este capítulo en el que se enumeran las fiestas. Así aparece en el versículo 22:
“ Cuando segareis la mies de vuestra tierra, no segareis hasta el último rincón de ella, ni espigarás tu siega, para el pobre y para el extranjero la dejarás" (Levítico 23:22)
La consideración hacia el necesitado se ve en que se les deja parte de la tierra tanto al pobre como al extranjero. Esto es llamado Matnot Aniim, que traducimos como regalos para los pobres y que es considerado como un precepto altamente altruista ya que aquí es ayuda aun cuando no se pide y de este modo el que lo hace cumple altamente el deseo de D´s.
Este concepto aparece también en el libro bíblico de Ruth, que leeremos y estudiaremos durante la fiesta de Shavuot, que vamos a celebrar en pocos días.

Shabat Shalom

Rab. Ruben Saferstein