lunes, 12 de abril de 2010

PALABRAS DE VIDA


Reconfortar en tiempos de enfermedad

El efecto de extender nuestro propio ser hacia otros significa perpetuar el sentido de comunidad.
La Torá, que contiene los primeros cinco libros de la Biblia, es la primera y la última fuente de ley en la que los judíos confían, constituyendo una guía moral para el pueblo. De esta manera, Rabinos y estudiosos, a través de las eras, han interpretado y
decodificado los textos de la Torá para que generaciones de judíos puedan entenderla mejor y vivir en ella.
La Torá ordena “caminarás tras Adonai tu D-s”, lo que significa que debemos imitar los atributos divinos. En este sentido, es significativo que nos detengamos a pensar que la palabra hebrea “lalejet”, caminar,
tiene la misma raíz que la palabra “halajá”, ley. Por lo tanto, el ser humano se vuelve sagrado, literalmente, caminando la Ley Divina.
Luego de crear los animales de la Tierra, D-s dijo: “Hagamos al hombre a
nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza”. De acuerdo a nuestros sabios, estar hechos “en la imagen de D-s” significa que tenemos que hacer las cosas como D-s las hizo y que tenemos que seguir su ejemplo.
D-s visitó a los enfermos:”Y Adonai se le apareció en las alturas de Mamré”. De acuerdo a una interpretación rabínica, D-s visitó a Abraham en Mamré mientras éste se recuperaba de su reciente circuncisión. De este relato es que los Rabinos derivan la importancia de “Bikur Jolim”, visitar a los enfermos. Así como D-s visitó a los enfermos “de la misma manera” vos debés visitarlos.
Practicar la mitzvá de Bikur Jolim es uno de los tantos actos que nos permite encontrarnos con la santidad porque, de acuerdo a la Torá, D-s mismo, Él personalmente, también lo realizó.
El efecto de extender nuestro propio ser hacia otros a través de acciones concretas significa perpetuar el sentido de comunidad, y comunidad es el concepto central de la vida tradicional judía.


Dr. Gabriel Pristzker

Seminarista