lunes, 27 de septiembre de 2010

EPOCA DE FESTEJO: SIMJAT TORA


UNA NUEVA FESTIVIDAD.

El fuerte amor del Pueblo Judío por la Torá y el reconocimiento de su importancia como factor de cohesión y de perdurabilidad, hicieron necesario adicionar otra fiesta, distinta de "Shavuot", de carácter más popular. Y no es extraño que se haya elegido para ella el último día de "Sucot", que es el "Tiempo de Nuestra Alegría" ("Zman Simjatenu") y que se haya denominado "Simjat Torá" ("La Alegría de la Torá"). Este nombre no era conocido en la época del Talmud, y sólo aparece en la última etapa de los "gueonim", los sabios que presidían.Las academias Talmúdicas de Babilonia (alrededor del siglo XI de la Era Común). Para esa época la Torá ya se había transformado para el Pueblo Judío en el Exilio, en la ''Patria Portátil''
En Éretz Israel se festeja ''Simjat Torá'' el 8º día de ''Sucot'', junto con ''Shminí Atzéret'', lo que en cierto modo limita las manifestaciones de alegría. En la Diáspora se le agrega a ''Sucot'' un 9º día, que es precisamente el de ''Simjat Torá''.
LECTURA PÚBLICA DE LA TORÁ
A lo largo del año, se ha leído cada sábado en las sinagogas un nuevo fragmento (''parashá'' o ''sidrá'') del Pentateuco. ''Simjat Torá'' es el día en que se lee el último episodio y se recomienza con el primero. Por lo general, uno de los líderes de la comunidad, allí presente, es honrado con la lectura del último fragmento en el ciclo anual (se lo llama ''jatán Torá''). También suele ser una persona de mérito la que se encarga de leer el primer episodio del año (y se lo llama ''Jatán Bereshit'').

HECHOS INÉDITOS
Varias innovaciones se introducen en el ritual de ese día. Así, todos los presentes, incluso los más jóvenes, son invitados a una ''Aliá'' (ascenso a la Torá). Eso significa que subirán al estrado para recitar las bendiciones (''berajot'') correspondientes a la lectura de la Torá. Hasta los niños menores de 13 años, que aún no han hecho su ''Bar Mitzvá'', son cubiertos conjuntamente con un amplio ''Talit'' para cumplir su ''ascenso a la Torá''. Un adulto pronuncia las bendiciones, los pequeños responden y él les expresa, además, ( Kol Hanearim - los muchachitos) su deseo de que ''crezcan y se multipliquen sobre la faz de la tierra''

''HAKAFOT'' (DESFILE ALREDEDOR DEL ESTRADO)
En la víspera de ''Simjat Torá'', y también a la mañana siguiente, se realizan, previa lectura de algunos versículos, las ''hakafot'', desfile de los adultos alededor del estrado de la sinagoga, portando los preciados rollos de la Torá. Se dan siete vueltas (''hakafot'') antes de comenzar la lectura pública. También los visitantes son invitados a celebrar. El ''jazan'' encabeza el desfile, entonando poemas litúrgicos de dulces melodías. Hasta los niños toman parte, muchos de ellos con banderines de colores que llevan incrustadas manzanas con velas ardiendo. Éstas aluden a la frase del Libro de los Proverbios (''Mishléi''):''Porque los preceptos iluminan y la Torá es luz''. La concurrencia se entrega alegremente a la danza, con los rollos de la Torá en sus manos.

OTRAS CONSIDERACIONES

En todas las sinagogas ortodoxas hay un sector llamado ''ezrat nashim'', destinado a las mujeres. Sin embargo, cuando se cumplen las vueltas (''hakafot'')de ''Simjat Torá'', niñas y jóvenes mujeres descienden al sector masculino y, al paso de los celebrantes, besan los rollos de la Torá.Otra novedad se origina en el hecho de que la lectura de la Torá se prolonga hasta el final de todas las ascensiones al estrado (''aliot''), y también las vueltas alrededor del mismo toman su tiempo; de modo que el público presente necesita reponer sus energías. Por eso es costumbre ofrecer, dentro del recinto de la sinagoga, toda clase de golosinas que se comen allí.Tenemos, pues, el desfile, los bailes, y las canciones, la presencia femenina en la planta baja del templo, el refrigerio que se sirve dentro del mismo. Todo ello muestra que, con el paso del tiempo, ''Simjat Torá'' se constituyó en una verdadera fiesta popular, que reúne a hombres, mujeres y niños. En ese sentido se diferencia de ''Shavuot''. Pero sin duda las dos festividades, el ''Tiempo de entrega de nuestra Torá'' (Zman matán toratenu'') y el ''Tiempo de nuestra alegría'' (''Zman simjatenu'') se complementan. Y cada una a su manera sirve para reafirmar el amor a la Torá y el reconocimiento de la profunda espiritualidad y de los fundamentos éticos que la sustentan.