miércoles, 1 de septiembre de 2010

LA PARASHA DE LA SEMANA


PARASHAT NITZAVIM - VAIELEJ
פרשת נצבים־וילך
Nos toca leer días antes de iniciar un nuevo año, una sección muy significativa de la Torá que comienza con las siguientes palabras:
“Vosotros estáis erguidos hoy, todos vosotros ante A-do-naí vuestro D´s, vuestros jefes, los de vuestras tribus, vuestros ancianos y vuestros alguaciles, toda persona de Israel. Vuestros infantes, vuestras mujeres, y tu forastero que está en medio de tu campamento, desde el que recoge tu leña hasta tu aguador. (Deuteronomio 29:9-10)
Moisés reunió a todo el pueblo de Israel para dar el mensaje de D´s y que sería, según la opinión de muchas interpretes de la Torá, la concertación de un nuevo pacto.
Ese pacto ya había sido acordado en el momento de entrega de la Torá, pero fue quebrantado por el pueblo en ocasión de la apostasía del Becerro de Oro. Este hecho, junto a otras situaciones, provocó la decisión de recambio de la generación del desierto. La travesía que hubiera podido hacerse en poco tiempo, duró cuarenta años y en consecuencia toda la generación de los esclavos murió en el desierto. Quienes estaban próximos a entrar a la Tierra de Israel, habían nacido en el desierto, y durante los últimos capítulos del libro de Números, pudimos leer que la nueva generación mostró entusiasmo y fortaleza para enfrentar a los distintos pueblos y poder llevar a cabo el desafío de conquistar la Tierra Prometida.
Fueron convocados para escuchar las palabras de Moisés, quien reafirmó el mensaje monoteísta. El pueblo de Israel había caído y lo iría a hacer en el futuro, en desvíos politeístas que causarían calamidades en la vida de Israel llegando hasta el exilio. D´s ya preveía ese futuro. Existía la seguridad de que D´s no abandonaría jamás a su pueblo.
Moisés designaría a Josué como su sucesor y la consigna para con él, era la de alentarlo y darle respaldo y confianza para poder llevar a cabo una tarea por demás difícil.
Moisés escribió la Torá y todos los miembros del pueblo debían cuidar y cumplir con sus palabras.
Es importante leer estas palabras antes de Rosh Hashana ya que hablan de un pueblo unido, reunido para escuchar las enseñanzas de D´s. Esperamos que este legado sea parte de nuestra preparación para estas fiestas.
Quiera D´s inspirarnos con sus palabras para poder permanecer unidos en el pensamiento de la Torá y que reafirmemos en estos Iamim Noraim nuestro compromiso con la tradición de Israel, trasmitida hace tanto tiempo y que sigue requiriendo de nuestra fuerza y voluntad por ser un mensaje para la eternidad.
Shabat Shalom
Jatima Tová y Shana Tová
Rab. Ruben Saferstein