lunes, 27 de septiembre de 2010

MENSAJE DEL RABINO


PARASHA BERESHIT
פרשת בראשית

Javerim:
Este Shabat lleva por nombre Shabat Bereshit, en el cual comenzamos formalmente la lectura de la Torá a partir de los primeros versículos del libro de Génesis.
En realidad fue en el día de ayer cuando escuchamos el famoso primer versículo de la Torá: “En el principio D´s creó los cielos y la tierra” (Génesis 1:1)
Simjat Torá comenzó la noche del jueves que fue cuando nos reunimos en las sinagogas para bailar con los Sifrei Torá, y en la mañana de ayer finalizamos la lectura del libro Devarim. (Deuteronomio) y recomenzamos el libro de Bereshit (Génesis) de un modo festivo.
Es tradicional elegir al Jatán Torá y al Jatán Bereshit, las dos personas encargadas de finalizar y comenzar la lectura, que en el caso de nuestra sinagoga han sido dos jóvenes con mucho compromiso comunitario y sinagogal.
Así finalizó por un lado la fiesta de Sucot, la cual nos reunió por un lapso de nueve días alrededor de la Sucá y de la Sinagoga con sus servicios especiales que tuvieron su importancia y convocatoria a lo largo de la semana. Sin duda la alegría de Sucot se expresó en los bailes de Simjat Torá y la emoción de escuchar nuevamente el comienzo del texto de la Torá.
También en este Shabat pronunciaremos la bendición por la llegada del nuevo mes- Jeshvan dando fin al intenso mes de Tishrei durante el cual recibimos el nuevo año, Rosh Hashaná y que incluyó Iom Kipur y Sucot.
Talmud Torá- el estudio de la Torá- es uno de los 613 preceptos, y es muy significativo poder empezarlo a cumplir a partir de este Shabat. El relato de la Creación del mundo, el primer hombre, la primera mujer, el Gan Eden (Paraíso), el asesinato de Abel a manos de su hermano Caín son algunos de los múltiples temas que aborda la primera lectura de la Torá.
Sin duda podríamos pasar la vida estudiando estos primeros capítulos y gracias a D´s hay centenares de comentarios, miles de páginas escritas y también material en Internet que nos ayudan a entender y a reflexionar sobre el comienzo mismo de la humanidad.
Con todo el bagaje de plegarias, prédicas, lecturas y melodías de estos Iamim Noraim estaríamos más que preparados para recibir esta enseñanza de D´s.
Es mi deseo que Bereshit sea un comienzo para estudiar, para relacionarnos con la comunidad, para comprometernos con los valores de nuestra tradición tanto en el estudio como en la práctica.
Shabat Shalom,

Rab. Ruben Saferstein