martes, 5 de octubre de 2010

LA PARASHA DE LA SEMANA


PARASHAT NOAJ
פרשת נח

Todavía queda en el eco de nuestros días las palabras Tov meod- “Muy Bueno”, con las cuales D´s evaluó la creación del ser humano en el sexto día de acuerdo a la lectura del primer capítulo del libro de Bereshit- Génesis.
Apenas tres capítulos después, Caín mata a su hermano Abel y el comienzo de la historia de la humanidad se ve convulsionado por este hecho. Más aún los habitantes del mundo comenzaron a multiplicarse y D´s tiene una observación muy particular que se expresa de la siguiente manera:
“Y vio el Eterno que era grande la maldad del hombre en la tierra y que todo pensamiento de su corazón constantemente alentaba designios malignos. Y arrepintióse el Eterno de haber hecho al hombre en la tierra, lamentándolo en su corazón “(Génesis 6:5-6)
Recién empezaba la historia del mundo y ya D´s había decido terminar con todo eligiendo a Noé, para volver a comenzar ¿Quién era Noé y qué mal había pasado en la corta historia de la humanidad?
“Noé fue un hombre probo y justo entre sus semejantes y andaba con D´s. Y tuvo Noé tres hijos: Sem, Cam y Jafet. Y la tierra se había corrompido ante D´s y estaba colmada de violencia” (Génesis 6:9.11)
La palabra “violencia” es en hebreo Jamás y que de acuerdo a la concepción del Dr. Daniel Colodenco en su comentario al libro de Génesis, puede traducirse también como “ultraje”, “injusticia” o “crimen”, y Rashi lo entiende como “robo”, asociado con transgresiones tales como el derramamiento de sangre y aberraciones sexuales y que pueden ser comprendidas como un estado de violación de la justicia y el orden, de aquel orden garantizado por la presencia de D´s. (Daniel Colodenco, comentario al libro de Génesis, p.63)
D´s decidió destruir la humanidad y todo el resto de la Creación pidiéndole a Noé construir un arca y hacer subir a la misma parejas de cada ser viviente. Luego de ello lanzaría un diluvio devastador que borraría todo lo existente. Pero con Noé establecía un pacto que significaba el compromiso de continuidad con Noé y su familia.
El Diluvio duró doce meses y once días, y el resultado fue borrar toda existencia de la faz de la tierra salvo Noé y quienes se encontraban con él en el arca.
El relato del Diluvio es una obra, que con algunas diferencias, encontramos en la literatura de muchas de las civilizaciones mesopotámicas de la antigüedad, siendo la más conocida el relato de Guilgamesh. En la Torá a partir de Noé y sus hijos se desarrolla la historia de la humanidad. El relato bíblico incluye nombres de personas y de pueblos que aparentemente estaban unidos hasta que aparece el relato de la construcción de la Torre que pretendía llegar a los cielos, entendiendo así que alcanzaría a D´s. Por ello, D´s provoca la confusión de los idiomas de los distintos albañiles dando el nombre de Babel “confusión”.
Así comienza a desarrollarse la nueva historia de la humanidad, que a partir de la figura de Abram hacia el final del capítulo once, dará lugar al surgimiento del pueblo y de la historia de Israel.
Shabat Shalom

RAB RUBEN SAFERSTEIN