jueves, 16 de diciembre de 2010

LA HAFTARA DE LA SEMANA


HAFTARAH VAIEJI
Melajim I (I Reyes) 2:1-12

"Se acercaron los días de David para morir y le ordenó a Shelomó su hijo diciendo" (2:1).
En la haftará de esta semana encontramos al rey David en los últimos momentos de su vida. David, recuerda varias instancias y situaciones de su vida y le pide a Shelomó (Salomón) - su hijo, que como rey, es decir, por tener el poder en su mano, se acuerde de quienes hicieron el mal y el bien en los días de David - su padre, para retribuírles a cada uno por sus acciones.
En el libro de Shemuel II (II Samuel) desde el capítulo 15 en adelante, se nos relata que Abshalom - uno de los hijos del rey David, se reveló en contra del reinado de su padre y se coronó a sí mismo como rey. Él comenzó a perseguir a su padre y éste se escapó desde Jerusalem hasta Majanáim, al otro lado del río Jordán. Allí, el rey David fue ayudado por un hombre llamado Barzilai - el guiladita - quien lo alimentó, le dió de beber y le proveyó de todas sus necesidades en aquellos momentos tan difíciles de su vida.
Entre otros, David le pide a Shelomó que no se olvide de los hijos de Barzilai - el de Guilad, y le dice:
"Y con los hijos de Barzilai - el de Guilad - harás benevolencia y estarán entre quienes comen en tu mesa, pues ellos se acercaron a mí cuando yo escapaba de Abshalom, tu hermano" (2:7).
Al "maguid" de Duvna (Rabí Iaacov Krantz, 1741 - 1804) en el comentario a las haftarot llamado "Cojav Miiaacov", le llama la atención que el rey David haya llamado "jésed" (benevolencia, acción bondadosa no obligatoria) a la retribución que corresponde otorgarle a quién hizo un acto de bondad con anterioridad, en este caso Barzilai; ya que esto debería ser considerado por David solamente el pago y la retribución obligatoria - moralmente hablando - y no un acto de jésed.
Por otro lado, el "maguid" pregunta por qué dice el pasuk (versículo): "pues ellos se acercaron a mí cuando yo escapaba de Abshalom" en lugar de "pues ellos me acercaron a mí (hacia ellos) cuando yo escapaba de Abshalom".
Para responder a estas dos preguntas el "maguid" de Duvna nos explica la diferencia de kavod (honor, honra) entre un hombre simple que se acerca a un hombre importante y grande en conocimientos, y un hombre importante y grande en conocimientos al que se le acercan hombres simples para aprender de su sabiduría.
A pesar de que para un hombre simple es un kavod acercarse a alguien grande, el kavod del hombre grande es mucho más grande que el kavod de quienes se acercan a él. Y la prueba de esto es el hecho de que los hombres simples son los que se acercan al hombre grande y no al revés, esto demuestra que el kavod del hombre a quien el resto de los hombre se acercan a él, es más grande.
Entre David y los hijos de Barzilai ocurrieron dos cosas. Por un lado, ellos le dieron de comer y de tomar, y le proveyeron a David de todas sus necesidades; y por el otro, demostraron que David no era para ellos un hombre simple sino que todavía lo consideraban a David el rey del pueblo de Israel y la prueba de esto es que ellos se acercaron a él.
De todas maneras, David no consideró un acto de jésed propiamente dicho al hecho de que ellos le proveyeron a él de todas sus necesidades, pues es una obligación moral de toda la humanidad ayudar al prójimo cuando éste atraviesa situaciones difíciles. Pero el hecho de que lo consideraron el rey y se enorgullecieron de acercarse a él, sí fue considerado jésed por David.
Y es por eso que no está escrito en el pasuk: "pues ellos me acercaron a mí (hacia ellos) cuando yo escapaba de Abshalom" sino "pues ellos se acercaron a mí" es decir, que se honraron y enorgullecieron al poder acercarce a David, demostrando así que para ellos él era el rey de Israel a pesar de que Abshalom se había coronado y perseguía a su padre, y por tal motivo es que eso fue considerado por David un completo acto de jésed.
Por esta razón, David le ordenó a su hijo Shelomó que haga jésed con los hijos de Barzilai, es decir que además de pedirle a Shelomó que les retribuya por la buena acción, también le pidió que haga jésed con ellos, pidiéndole que los hijos de Barzilai se encuentren "entre quienes comen en tu mesa".
David no le pidio a Shelomó que los hijos de Barzilai se encuentren "entre quienes comen de su mesa", porque de ser así se entendería que David le pidió que ellos se encuentren entre quienes comen de la comida de su mesa, es decir que Shelomó les mande diariamente una ración de alimentos. Pero hacer eso únicamente no sería un acto de jésed sino una retribucíon por la buena acción que ellos tuvieron con él.
Por eso dice el pasuk: "entre quienes comen en tu mesa", es decir que David le pidió a Shelomó que los hijos de Barzilai se encuentren entre las personas importantes del reino y que coman junto con él, siendo ésto un completo acto de jésed y no una mera retribución por una buena acción, pues no aumentó el kavod de David cuando los hijos de Barzilai se acercaron a él. Ellos simplemente, demostraron que no eran participantes de la rebelión de Abshalom y no avergonzaron a David. Sin embargo, a través del acto de jésed de Shelomó, el kavod de los hijos de Barzilai sí se engrandeció al ser ellos acercados a la mesa del rey Shelomó para comer con los hombres más importantes del reino.