jueves, 16 de diciembre de 2010

PALABRAS DE VIDA


Doce Segundos

En una Convención Mundial de Neurología, realizada en Estados Unidos, uno de los principales tópicos fue el fenómeno de las personas que se desmayaban en el instante en que se levantaban de la cama.
Una de las oradoras, la profesora Linda Mc Maron, de Inglaterra hizo una prolongada exposición respecto de su estudio en este campo.
Explicó que después de muchos años de estudios e investigaciones sobre el tema, se llegó a la conclusión de que este tipo de desmayos, es causado por la rápida transferencia de la posición de acostado a la de parado. La Profesora Mc Maron, explica que la sangre demora unos doce segundos, para fluir de los pies a la cabeza.
Por lo tanto, cuando una persona se levanta velozmente, la sangre es transportada muy rápidamente al cerebro, lo que puede resultar en un desmayo. Sugirió entonces que cada persona, aun los que no tengan tendencia a desmayarse, se sienten en la cama, al despertarse y contar lentamente hasta doce, para evitar estos malestares, languidez o desmayo.
Otro profesor, judío observante, pidió permiso para hablar y dijo:
Nosotros los judíos, tenemos una antigua tradición de millares de años que es decir una oración de agradecimiento al Creador del Mundo, por concedernos la oportunidad de un nuevo día de realizaciones. (*)
La oración debe ser dicha inmediatamente después de despertarse, mientras se está en la cama. A continuación la recitó lentamente en hebreo:

Modé (modá, en caso de una mujer) aní lefanéja, Mélej Jai Vecaiam, shehejezárta bi nishmati bejemlá. Rabá Emunateja.

“Te agradezco, Rey Viviente y Eterno, pues me regresaste el alma con gran piedad, grande es tu lealtad”.

Esta bendición tiene doce palabras y si la persona la dice lentamente y con concentración, le lleva exactamente doce segundos. Entonces, corresponde un aplauso para el Creador del Mundo. El auditorio irrumpió en aplausos, que retumbaron por todo el salón.
Tal vez, cada uno de nosotros, también deba aplaudir al Creador, todas las mañanas, luego de recitar el "Modé aní".

(*) En el Talmud, en el Tratado de Guitin 70a, dice que "Aquel que se levante rápidamente, apenas se despierte, corre riesgo de vida".
Dr.Gabriel Pristzker
Director Comunitario