martes, 16 de febrero de 2010

LA PARASHA DE LA SEMANA



Parashat Truma
פרשת תרומה


Radiografía de Bolsillo

Dice el Talmud en el Tratado de Eruvin (65b), que al hombre se lo conoce por tres cosas: BeKiso, BeKoso UBeKaaso. Traducido al español, este juego de palabras sugiere que al hombre se lo conoce por su bolsillo, por su copa (de vino) y por su enojo. La verdadera esencia del hombre, enseña el Talmud, se conoce a la hora de su ira (BeKaaso), cuando toma alguna copa de más (BeKoso) y –por último- al momento en que se le pide dinero (BeKiso). Allí aflorará la real naturaleza de cada mortal.
Gran parte de esta máxima talmúdica cobra relevancia al principio de Parashat Trumá. Parashat Mishpatim, la Parashá de la semana pasada, finaliza con una de las mayores expresiones de sumisión popular a la palabra de Di-s: Naasé VeNishmá (Haremos y escucharemos). ‘Estamos tan dispuestos a cumplir con la voluntad de Di-s –parece que dijera Israel- que ni siquiera tenemos necesidad de escucharla’.¡Sublime!Y entonces, Di-s pone en prueba la sinceridad de aquella sumisión al principio de nuestra Parashá. Daver El Benei Israel VeIkjú Li Trumá (Shemot 25, 2). 'Habla a los hijos de Israel y tomen para Mí una ofrenda'. ‘¿Así que están dispuestos a cumplir con Mi voluntad aun antes de escucharla? ¡Veremos qué opina su bolsillo!’, parece que dijera Di-s. Y ahí nomás solicita una ofrenda económica para la construcción del Mishkán, el santuario que habría de contener la presencia de Dios durante la travesía del desierto.La sumisión de Israel, sintetizada por aquel 'Naase VeNishmá', es puesta bajo lupa al inicio de esta Parashá con el pedido de esta ofrenda. Tenemos demasiada propensión a hacer proclamas vanas de compromiso por aquellos valores en los que creemos. Proclamas que rápidamente se esfuman y quedan en la nada.¿Crees en algo? ¡Comprométete!, es el mensaje de la Torá.Y este mensaje se puede aplicar a diversas realidades.
¿Crees en la santidad de la Torá? ¡Comprométete con ella!
¿Crees en tu país? ¡Haz algo por él!
¿Crees en la misión de tu kehilá? ¡Da una parte de ti para ella!
¿Crees en algo? ¡Comprométete! Pues si no te comprometes, es porque no crees.




RAB GUSTAVO SURAZSKI

RESUMEN DE LA PARASHA SEMANAL

Parashá Trumá - Ofrenda

Resumen de la Parashá

El Eterno dijo a Moshé que ordenara al Pueblo de Israel traer ofrendas donadas por cada uno y de corazón. Oro, plata, cobre, lino, cueros de carnero, telas, pieles, maderas de acacia, aceite para las luminarias, piedras de ónix y de engarce, especias, inciensos, todos elementos para construir un Mishcán (santuario). Hashem indicó cómo debía ser el tabernáculo y todos los utensilios que allí se utilizarían. Todo fue conforme al modelo Divino. El santuario tenía un patio exterior, donde se encontraban el altar para quemar ofrendas, la vasija usada por los Cohanim para el lavado de manos, y el Tabernáculo, que estaba dividido en dos cámaras por una cortina.
La cámara exterior fue llamada Kódesh (lugar sagrado), donde se encontraban el candelabro de oro puro, labrado que tenía seis brazos, tres en cada costado, y el Mizbeaj Haktóret (altar del incienso).
La cámara interior, llamada Kódesh Hakodashim, era un espacio al que solamente podía ingresar el Cohén Gadol y únicamente en Yom Kipur. En su interior se estaba el Arón (arca), que contenía las dos tablas de piedra en las que estaban grabadas los Diez Mandamientos.
El arca era de madera de acacia revestido en oro puro con dos querubines de oro sobre los extremos del propiciatorio. También una mesa de madera de acacia revestida en oro con molduras, para poner sobre ella el pan de la proposición (Lejem Panim).
Los utensilios debían ser de cobre bruñido.
El Todopoderoso detalló e instruyó las formas y medidas para la construcción del Mishcán y sus elementos, hasta en lo más minucioso.

RESUMEN DE LA HAFTARA SEMANAL


Resumen de Haftara Truma
Melajim I (I Reyes) 5:26 - 6:13

En la haftará de esta semana, se nos relata acerca de la construcción del primer Templo de Jerusalem a manos del rey Shelomó - 480 años después de la salida de Egipto, es decir en el año 833 a.e.c.
Al comienzo de la haftará, se detalla la situación política existente entre el rey Shelomó, y quien le había suministrado la madera necesaria para la construcción del Templo: Jiram - el rey de Tzor (Tiro).
"Y D'os le dio sabiduría a Shelomó - como le había dicho, y hubo paz entre Jiram y entre Shelomó, y concertaron los dos un pacto" (5:26).
Los comentaristas destacan el hecho de que nuestro versículo relaciona dos cosas aparentemente desconectadas: la sabiduría de Shelomó por un lado, y la paz y el pacto entre éste y Jiram, por el otro. Ellos dicen que la paz de Jiram con Shelomó no era una consecuencia de la amenaza que las fuerzas armadas de Shelomó representaban para él, así como había ocurrido con David - su padre, con quien él también había hecho la paz.
En realidad, el texto nos dice que Jiram deseaba hacer la paz y estar cerca del rey Shelomó, únicamente por su gran sabiduría y no por miedo ante un enfrentamiento bélico o algún otro motivo. Él amaba la sabiduría y más aún la sabiduría que D'os implantó en el rey Shelomó, y es por eso que lo amaba.
Pero… ¿por qué el texto nos cuenta este detalle aparentemente superfluo? Tal vez, para enseñarnos que así como este hombre que no pertenecía al pueblo de Israel amaba la Sabiduría Divina y a los hombres que la poseían, así también debemos hacer nosotros tratando de apegarnos a los Sabios de la Torá y a sus enseñanzas.
En palabras de Rabí Eliézer Papo (1785 - 1824) en su libro "Pele Ioetz":
"Existen dos tipos de amor hacia el otro: el primero - el amor que es una consecuencia del amor que la persona siente por sí misma. Este tipo de amor se sentirá cuando el hombre se dé cuenta de que el ser humano suele amar a las personas de las cuales recibe algún beneficio, por más ínfimo que sea, y con mucha más razón si es un gran beneficio…
Y existe otro tipo de amor que proviene del intelecto, y se llama el amor a lo supremo. Pues quien posee un sano pensar, quien conoce y reconoce la grandeza del hombre completo y su corazón desea lo completo, siente un amor intenso por el hombre completo a causa de su integridad…" (tema: "El amor a D's").