sábado, 2 de octubre de 2010

UN NUEVO ORGULLO DE LA COMUNIDAD


A PARTIR DEL DIA SABADO 2 DE OCTUBRE DE 2010 LA COMUNIDAD CUENTA CON UN NUEVOBENEFICIO QUE NOS ENORGULLECE Y TRAS CUYO LOGRO BREGAMOS DESDE HACE TIEMPO. YA TENEMOS UNA BIBLIOTECA CIRCULANTE PARA LOS SOCIOS DE LA INSTITUCION.
PARA MAYOR INFORMACION CONCURRIR A SECRETARIA COMUNITARIA O LLAME POR TELEFONO EN LOS HORARIOS HABITUALES

lunes, 27 de septiembre de 2010

MENSAJE DEL RABINO


PARASHA BERESHIT
פרשת בראשית

Javerim:
Este Shabat lleva por nombre Shabat Bereshit, en el cual comenzamos formalmente la lectura de la Torá a partir de los primeros versículos del libro de Génesis.
En realidad fue en el día de ayer cuando escuchamos el famoso primer versículo de la Torá: “En el principio D´s creó los cielos y la tierra” (Génesis 1:1)
Simjat Torá comenzó la noche del jueves que fue cuando nos reunimos en las sinagogas para bailar con los Sifrei Torá, y en la mañana de ayer finalizamos la lectura del libro Devarim. (Deuteronomio) y recomenzamos el libro de Bereshit (Génesis) de un modo festivo.
Es tradicional elegir al Jatán Torá y al Jatán Bereshit, las dos personas encargadas de finalizar y comenzar la lectura, que en el caso de nuestra sinagoga han sido dos jóvenes con mucho compromiso comunitario y sinagogal.
Así finalizó por un lado la fiesta de Sucot, la cual nos reunió por un lapso de nueve días alrededor de la Sucá y de la Sinagoga con sus servicios especiales que tuvieron su importancia y convocatoria a lo largo de la semana. Sin duda la alegría de Sucot se expresó en los bailes de Simjat Torá y la emoción de escuchar nuevamente el comienzo del texto de la Torá.
También en este Shabat pronunciaremos la bendición por la llegada del nuevo mes- Jeshvan dando fin al intenso mes de Tishrei durante el cual recibimos el nuevo año, Rosh Hashaná y que incluyó Iom Kipur y Sucot.
Talmud Torá- el estudio de la Torá- es uno de los 613 preceptos, y es muy significativo poder empezarlo a cumplir a partir de este Shabat. El relato de la Creación del mundo, el primer hombre, la primera mujer, el Gan Eden (Paraíso), el asesinato de Abel a manos de su hermano Caín son algunos de los múltiples temas que aborda la primera lectura de la Torá.
Sin duda podríamos pasar la vida estudiando estos primeros capítulos y gracias a D´s hay centenares de comentarios, miles de páginas escritas y también material en Internet que nos ayudan a entender y a reflexionar sobre el comienzo mismo de la humanidad.
Con todo el bagaje de plegarias, prédicas, lecturas y melodías de estos Iamim Noraim estaríamos más que preparados para recibir esta enseñanza de D´s.
Es mi deseo que Bereshit sea un comienzo para estudiar, para relacionarnos con la comunidad, para comprometernos con los valores de nuestra tradición tanto en el estudio como en la práctica.
Shabat Shalom,

Rab. Ruben Saferstein

PALABRAS DE VIDA


Creando luz de las tinieblas

Estudiando el pasaje de Bereshit (Génesis), que leeremos este sábado por la mañana en nuestra Sinagoga, en el que Dios separó las tinieblas de la luz un rabino preguntó a sus discípulos:
“¿Cómo pueden darse cuenta cuándo la noche se convierte en día?”.
Respondió un de ellos:
“Si miro a lo lejos distingo el horizonte”
Otro dijo: “Si al mirar a la distancia pudo diferenciar un pino de un ciprés”
El rabino, no satisfecho con las respuestas, dijo:
“En realidad, para saberlo, deben mirar el rostro de un ser humano. Si descubres en él a un hermano es porque se ha hecho de día”.

Seminarista Dr. Gabriel Pristzker
Director Comunitario

RESUMEN DE LA PARASHA SEMANAL


Resumen de la Parashá

Comienza la lectura de la Torá con el relato del Todopoderoso sobre el principio de la Creación, creando el cielo y la tierra, de la nada. Pero el mundo era vacío, y dentro del universo, no tenía forma ni orden y durante los primeros seis días, Hashem creó y ordenó cada cosa para que funcionaran correctamente. Creó el universo en su totalidad, incluyendo el concepto de tiempo, de la nada.
Así el primer día creó la luz y la oscuridad; el segundo día separó las aguas del cielo y la tierra; el tercer día juntó las aguas en un lugar; el cuarto día creó el sol y la luna ubicándolos en el Cielo; el quinto día creó a los seres del mar y a las aves; el sexto día creó reptiles, animales y por último al hombre, Adam. El Séptimo Día, Hashem “descansó de toda Su obra” y lo santificó como “Shabat”, que lo experimentamos cada semana, con su universo espiritual.
Luego, el Eterno consideró que no era bueno que el hombre estuviera solo. Así fue que durmió al hombre y de una costilla suya dio forma a una mujer, Javá, la cual llevó frente a Adam. El Todopoderoso ubicó a ambos en le Jardín del Edén, lugar donde podían comer todo tipo de fruto, pero no así del "Árbol de la Sabiduría del Bien y el Mal".
Sin embargo, Javá se dejó convencer por la astuta serpiente para que comiera del fruto prohibido y diera de comer del mismo a Adam. Por este hecho Hashem los castigó expulsándolos del Jardín del Edén y a partir de entonces debieron sustentarse con su propio trabajo y a la mujer con los sufrimientos de la parición. La serpiente también fue castigada debiendo movilizarse en el futuro, arrastrándose sobre la tierra y comiendo polvo. Una lucha interna para corregir la equivocación que cometieron Adam y Javá . Esta lucha ser á el tema central de la Historia Universal.
Adam y Javá tuvieron dos hijos, Caín y Hével. El primero fue agricultor y el segundo, pastor. Los dos llevaron ofrendas de su producción ante el Eterno y Hével llevó lo mejor de sus productos mientras que Caín lo m á s inferior de sus cosechas. Fue que Hashem aceptó la ofrenda de Hével, no así la de Caín, hecho que lo enojó grandemente y que provocó su decisión de matar a su hermano Hével. Posteriormente el Todopoderoso inquirió a Caín sobre dónde se encontraba su hermano, habiéndole respondido que “él no era el guardián de su hermano”. Hashem lo castigó y fue forzado a deambular por el mundo.
Adam y Javá tuvieron más hijos, y cada generación fue aumentando más y más. En la décima generación apareció Noaj. Después de la muerte de Shet la humanidad se sumerge en maldad, violencia, inmoralidad. Peca y desciende a un nivel tal de bajeza que Hashem decide acabar con el Mundo y el Hombre en un diluvio. Así, Hashem empezó a reconsiderar Su deseos de poblar la Tierra con seres humanos, lamentando haber creado al hombre. Sin embargo, un hombre, Nóaj, encuentra gracia en los ojos de Di-s, y son los únicos que se salvan.

EPOCA DE FESTEJO: SIMJAT TORA


UNA NUEVA FESTIVIDAD.

El fuerte amor del Pueblo Judío por la Torá y el reconocimiento de su importancia como factor de cohesión y de perdurabilidad, hicieron necesario adicionar otra fiesta, distinta de "Shavuot", de carácter más popular. Y no es extraño que se haya elegido para ella el último día de "Sucot", que es el "Tiempo de Nuestra Alegría" ("Zman Simjatenu") y que se haya denominado "Simjat Torá" ("La Alegría de la Torá"). Este nombre no era conocido en la época del Talmud, y sólo aparece en la última etapa de los "gueonim", los sabios que presidían.Las academias Talmúdicas de Babilonia (alrededor del siglo XI de la Era Común). Para esa época la Torá ya se había transformado para el Pueblo Judío en el Exilio, en la ''Patria Portátil''
En Éretz Israel se festeja ''Simjat Torá'' el 8º día de ''Sucot'', junto con ''Shminí Atzéret'', lo que en cierto modo limita las manifestaciones de alegría. En la Diáspora se le agrega a ''Sucot'' un 9º día, que es precisamente el de ''Simjat Torá''.
LECTURA PÚBLICA DE LA TORÁ
A lo largo del año, se ha leído cada sábado en las sinagogas un nuevo fragmento (''parashá'' o ''sidrá'') del Pentateuco. ''Simjat Torá'' es el día en que se lee el último episodio y se recomienza con el primero. Por lo general, uno de los líderes de la comunidad, allí presente, es honrado con la lectura del último fragmento en el ciclo anual (se lo llama ''jatán Torá''). También suele ser una persona de mérito la que se encarga de leer el primer episodio del año (y se lo llama ''Jatán Bereshit'').

HECHOS INÉDITOS
Varias innovaciones se introducen en el ritual de ese día. Así, todos los presentes, incluso los más jóvenes, son invitados a una ''Aliá'' (ascenso a la Torá). Eso significa que subirán al estrado para recitar las bendiciones (''berajot'') correspondientes a la lectura de la Torá. Hasta los niños menores de 13 años, que aún no han hecho su ''Bar Mitzvá'', son cubiertos conjuntamente con un amplio ''Talit'' para cumplir su ''ascenso a la Torá''. Un adulto pronuncia las bendiciones, los pequeños responden y él les expresa, además, ( Kol Hanearim - los muchachitos) su deseo de que ''crezcan y se multipliquen sobre la faz de la tierra''

''HAKAFOT'' (DESFILE ALREDEDOR DEL ESTRADO)
En la víspera de ''Simjat Torá'', y también a la mañana siguiente, se realizan, previa lectura de algunos versículos, las ''hakafot'', desfile de los adultos alededor del estrado de la sinagoga, portando los preciados rollos de la Torá. Se dan siete vueltas (''hakafot'') antes de comenzar la lectura pública. También los visitantes son invitados a celebrar. El ''jazan'' encabeza el desfile, entonando poemas litúrgicos de dulces melodías. Hasta los niños toman parte, muchos de ellos con banderines de colores que llevan incrustadas manzanas con velas ardiendo. Éstas aluden a la frase del Libro de los Proverbios (''Mishléi''):''Porque los preceptos iluminan y la Torá es luz''. La concurrencia se entrega alegremente a la danza, con los rollos de la Torá en sus manos.

OTRAS CONSIDERACIONES

En todas las sinagogas ortodoxas hay un sector llamado ''ezrat nashim'', destinado a las mujeres. Sin embargo, cuando se cumplen las vueltas (''hakafot'')de ''Simjat Torá'', niñas y jóvenes mujeres descienden al sector masculino y, al paso de los celebrantes, besan los rollos de la Torá.Otra novedad se origina en el hecho de que la lectura de la Torá se prolonga hasta el final de todas las ascensiones al estrado (''aliot''), y también las vueltas alrededor del mismo toman su tiempo; de modo que el público presente necesita reponer sus energías. Por eso es costumbre ofrecer, dentro del recinto de la sinagoga, toda clase de golosinas que se comen allí.Tenemos, pues, el desfile, los bailes, y las canciones, la presencia femenina en la planta baja del templo, el refrigerio que se sirve dentro del mismo. Todo ello muestra que, con el paso del tiempo, ''Simjat Torá'' se constituyó en una verdadera fiesta popular, que reúne a hombres, mujeres y niños. En ese sentido se diferencia de ''Shavuot''. Pero sin duda las dos festividades, el ''Tiempo de entrega de nuestra Torá'' (Zman matán toratenu'') y el ''Tiempo de nuestra alegría'' (''Zman simjatenu'') se complementan. Y cada una a su manera sirve para reafirmar el amor a la Torá y el reconocimiento de la profunda espiritualidad y de los fundamentos éticos que la sustentan.