jueves, 24 de febrero de 2011

LA PARASHAT DE LA SEMANA


MENSAJE DEL RABINO

Parashat Vayakhel
פרשת ויקהל


Existe una tradición que dice que la transgresión del pueblo de Israel en el episodio del Becerro de Oro ocurrió el día de Kipur, y que el perdón de D´s se dio también en ese día.
Basado en esta tradición, el comentarista Rashi interpretó que los eventos señalados en la parashá que leemos esta semana, Vaiakel, ocurrieron el día después de kipur.
Esta lectura es muy corta y comprende la recapitulación de las instrucciones que se referían al diseño y construcción del Tabernáculo.
La parashá comienza con la palabra “Vaiakel”:
“Y reunió Moisés a toda la congregación de los hijos de Israel y les dijo” (Éxodo 35:1)
Esta primera palabra traducida como “Reunió” está relacionada con la palabra Kehilá que significa “Congregación”, y a través de este comienzo se trata de restaurar el sentimiento de unidad existente en el seno del pueblo antes del Becerro de Oro.
El pacto entre D´s y el pueblo de Israel fue restaurado y por ello se procedió a la construcción del Tabernáculo.
Esta tarea la iba a llevar a cabo todo el pueblo, aunque el liderazgo de la misma estaría a cargo de Betzalel y Ohaliab tal como leemos:
“Y les dijo Moisés a los hijos de Israel: Sabed que el Eterno ha elegido a Betzalel, hijo de Uri, hijo de Jur, de la tribu de Judá. Él le llenó de Su espíritu, otorgándole singular entendimiento y sapiencia e idoneidad para toda obra, para concebir ideas, para trabajar el oro, la plata y el cobre” (Éxodo 35:30-32)
Betzalel y Ohaliab serían los artesanos que liderarían y supervisarían todo el proyecto.
Betzalel significa “en la sombra de D´s”. El versículo señala tres atributos en él: entendimiento, sapiencia e idoneidad. Rashi explicó estos atributos diciendo que el entendimiento es lo que una persona aprende de otra, la sapiencia resulta de la propia experiencia , y la idoneidad es la inspiración divina.
La tarea de construcción del Mishkán fue explicada con el máximo detalle, cosa que sorprendió a los comentaristas de las sucesivas generaciones que estaban acostumbradas a que el lenguaje de la Torá fuera muchas veces lacónico. El entusiasmo de D´s por la tarea permitió que el texto abundara en detalles sobre cada una de las partes del Mishkán.
El orden de la narración refleja la escala del grado de santidad de los distintos estratos del Mishkán. Así, el Arca ubicada en el Santo de los Santos se menciona en primer lugar, seguida por los tres elementos que formaban parte del Santo: la mesa, la menorá y el altar del incienso.
Luego se mencionan el aceite de la unción y el incienso aromático. Por último, el altar del sacrificio ubicado en el patio exterior.
Esta lectura parecería repetir lo que fue escrito dos lecturas atrás en parashat Trumá, pero el orden de los elementos es un poco diferente en esta lectura.
Con esta construcción, el pueblo tendría un santuario portátil que acompañaría la travesía a lo largo del desierto por espacio de cuarenta años.




Shabat shalom

RAB RUBEN SAFERSTEIN