jueves, 24 de febrero de 2011

PALABRAS DE VIDA


Entre nosotros

Cuentan que un día una Sinagoga, que había sido muy famosa, estaba en decadencia. Cada vez había menos congregantes.
El Rabino fue a consultar a un Maestro para que le diera algunos consejos, y así su Comunidad volvería a florecer como en la antigüedad. El sabio dijo que no tenía ninguna palabra en concreto de Dios pero que solamente le podía decir una cosa: el Mesías estaba en el Sinagoga, el Mashiaj estaba entre ellos.
El Rabino regresó a la Sinagoga y contó lo que su Maestro le había dicho a los pocos miembros de su Comunidad. Ellos comenzaron a preocuparse y a preguntarse unos a otros en silencio quien sería el Mesías ¿será Rafael, será Uriel, o acaso será Esther? El caso fue que aquellas personas como no sabían realmente quién era el Mashíaj comenzaron a respetarse los unos a los otros, comenzaron a preocuparse los unos por los otros, a servirse los unos a los otros, pensando que tal vez al que le estaba sirviendo o al que estaban amando o por quien se estaban preocupando era realmente el Mesías.
Nos dice la historia que, poco a poco, la gente comenzó a darse cuenta que en aquella pequeña Comunidad había armonía y había paz y las personas se apreciaban y se llevaban bien y se preocupaban los unos por los otros y se servían los unos a los otros. Las familias comenzaron a ir a la Sinagoga a visitarla y muchos jóvenes desearon entonces integrarse en la Comunidad y ser parte de aquel atractivo lugar, que como nunca antes estaba de nuevo prosperando.
Hoy, alguien me dijo que entre nosotros está el Mashiaj…..

Dr. GABRIEL PRISTZKER
Seminarista