miércoles, 16 de marzo de 2011

LA PARASHAT DE LA SEMANA


MENSAJE DEL RABINO

PARASHAT TZAV
פרשת צו

Este Shabat es llamado Zajor que significa “recuerdo” y es el segundo Shabat especial antes de Pesaj. Precede a la fiesta de Purim que estaremos celebrando si D´s quiere, este sábado por la noche.
Mañana por la mañana sacaremos del Arón Hakodesh dos sifrei Torá. Del primero de ellos leeremos la sección de la semana que es Tzav, del libro de Levítico. El maftir, del segundo sefer está tomado del capítulo 25 del libro Devarim.
Parashat Tzav explica el rol de los sacerdotes que oficiaban en el santuario y que estaban encargados de llevar a cabo las ofrendas y sacrificios que fueron mencionados en la parashá anterior, Vaikrá. Debían tener extremo cuidado en dicha tarea para evitar cualquier situación de impureza ritual.
El maftir hace una mención a Amalek con la orden de recordar a este pueblo que este fue enemigo de los hebreos durante el camino del desierto:
“Recuerda lo que te hizo Amalec en el camino, a las salida de Egipto; como te acometió sin temor de D´s matando a los rezagados cuando ibas cansado y debilitado. Pero cuando el Eterno te haga descansar de todos tus enemigos en el país que te dio por heredad, borrarás la memoria misma de Amalek de debajo del cielo. No lo olvides” (Deuteronomio 25:17-19)
Amalek fue, como dice el texto, quien atacó por la espalda al pueblo de Israel y siguió ligado a él durante mucho tiempo, pero siempre a través de enfrentamientos:
“Y vinieron los amalekitas y combatieron con Israel en Refidim” (Éxodo 17:8)
Y Josué pudo debilitar a los amalekitas a filo de espada” (Éxodo 17:13)
La sección profética también leída en este shabat está tomada del primer libro de Samuel , y presenta la batalla del rey Saú contra los amalekitas.
Amalek tiene su relación con Haman, el personaje del libro de Esther. Este hombre, ministro del rey Asuero tuvo la intención de eliminar al pueblo de Israel, tal como relata la Meguilá, y pertenecía a los descendientes de Amalek. Más aún, el rey Saúl era hijo de Kish de la tribu de Benjamín y Mordejai, tío de la reina Esther, y se emparentaba con la familia del padre de Saúl. Así como Saúl derrotó a Agag, rey de los amalequitas, así Mordejai pudo evitar la muerte de sus hermanos a mano de Hamán, llamado también “el agagita”.
Amalec pasó a ser el símbolo de los enemigos de Israel en todas las generaciones, identificando este nombre y asociándolo al pueblo de Edom y más tarde a Roma.
Por todas estas razones el Shabat se llama Zajor y precede la hermosa fiesta de Purim que celebra la salvación de los judíos de Persia, y que festejaremos este sábado por la noche con lectura de la meguilá, canciones y baile.
Shabat shalom

Rab. Ruben Saferstein