lunes, 18 de abril de 2011

LA HAGADA DE PESAJ Y LA NOCHE DEL SEDER

LA HAGADA DE PESAJ Y LA NOCHE DEL SEDER


La Hagadá de Pésaj, nos enseña a relatar y explicar la historia de la salida de Egipto a nuestros hijos, en cada generación. Esta noche se denomina Séder, ya que proviene de la palabra hebrea "orden" (Lesadér), es decir, ordena lo que comemos y decimos. Se acostumbra a comer reclinados como símbolo de la libertad, exceptuando el momento en que recitamos la brajá sobre el Marór, ya que en dicho momento recordamos la amarga esclavitud que debieron soportar nuestros antepasados.

BIRKAT HABANIM - BENDICIÓN A LOS HIJOS

Bendecimos a nuestros hijos, colocándoles las manos sobre sus cabezas y pronunciamos la siguiente bendición : A los hijos varones se les dice : Iesimjá Elohim keEfraim vejiMenaché Quiera Dios bendecirte como a Efraím y a Menashé A las hijas mujeres se les dice : Iesimjá Elohim keSará, Ribká, Rajel veLea Quiera Dios bendecirte como a Sara, Ribka, Rajel y Lea A los hijos e hijas conjuntamente se les dice : Iebarejejá Adonai veishmereja. Iaer Adonai panav eleja veijuneka. Isá Adonai panav eleja, veiasem lejá Shalom. Adonai te bendiga y te guarde. Adonai te ilumine con Su presencia y te agracie. Adonai se torne hacia ti y te conceda la paz. El vidente de Lublin decía que la bendición sacerdotal veishmereja, deriva de la raíz hebrea Shmarim, levadura : "Pueda Dios crear levadura en tu alma para que fermentes y madures, para que crezcas y te eleves hasta tus más altas posibilidades, para que alcances tu YO más alto".

BIRKAT ANEROT-BENDICIÓN DE LAS VELAS

El día anterior, se enciende una vela que dure al menos 24 horas para prender con ella las velas de la Fiesta de Pésaj del lunes y del martes a la noche. (A esta vela llamamos llama preexistente), luego se recita la braja del encendido de las velas. Lo mismo ocurre el día anterior a la finalización de la festividad Baruj atá Adonai eloheinu melej haolam asher kidshanu bemitzvotav ve tzivanu lehadlik ner shel iom tov. Bendito eres Tú Adonai soberano del universo que nos santificaste con tus preceptos y nos prescribiste encender las luminarias de la festividad. Baruj atá Adonai eloheinu melej haolam, Sheejeiani bekimanu beigianu lasman aze. Bendito eres Tú Adonai soberano del universo, que nos sostuviste con vida y nos hiciste presenciar este momento.