viernes, 22 de abril de 2011

LA PARASHAT DE LA SEMANA



MENSAJE DEL RABINO


Shabat Jol Hamoed Pesaj


“Guardarás la fiesta de los ázimos (Pesaj), durante siete días comerás el pan ázimo que te ordené, en la fecha fijada del mes de la primavera, pues en ese mes saliste de Egipto”
(Éxodo 34:18)

“Y el día catorce del mes primero se celebrará la Pascua (Pesaj) del Eterno. Y el día quince será festivo. Durante siete días se comerá pan ázimo. El día primero será de santa convocación, no haréis en el trabajo servil alguno y brindareis ofrenda ígnea al Eterno…”
(Números 28: 16)

Iniciamos el comentario de la lectura de este Shabat citando dos párrafos tomados de dos libros diferentes.
La Torá presenta varias veces a lo largo de su texto, el calendario de festividades y conmemoraciones. Este Shabat leemos acerca de Pesaj, también en Parashat Ki Tisa del libro de Éxodo y en Parashat Pinjas del libro de Números.
Estos párrafos no indican la celebración del seder, ni la lectura de la Hagadá. Tampoco la obligación de tomar cuatro copas de vino ni la de dejar servida una quinta para el profeta Elías.
La literatura rabínica y los codificadores de la ley se encargaron de delinear la forma en la que hoy celebramos Pesaj tomando como base el texto bíblico y por ello la obligación de comer matzá.
¿Cómo se entiende la frase “santa convocación” del primer día? Es lo que conocemos como Iom Tov, día festivo por excelencia mientras que los otros entran en la categoría llamada Jol Hamoed entendiendo esta palabra como días semi festivos dentro de la fiesta durante los cuales se permite trabajar. Pesaj de acuerdo a la Torá tiene una duración de siete días y en la Diáspora celebramos esta fiesta durante ocho días siendo considerados Iom Tov los dos primeros y los dos últimos.
Shabat entra dentro de estos días de Jol Hamoed, pero por ser Shabat es día de descanso. Las prescripciones de Pesaj siguen vigentes y la jalá de los viernes es reemplazada por dos matzot y el kidush sigue siendo cantado junto a una copa de vino Kasher lePesaj.
La lectura de la Torá corresponde a los capítulos 33 y 34 del libro de Éxodo dentro de la parasha que relata la apostasía del becerro de oro. En estos capítulos que nos toca leer, D´s da la orden de volver a esculpir las tablas de la Ley luego de lo cual Moisés pronuncia una oración en la que señala los atributos de D´s en Su carácter de compasivo, misericordioso, piadoso y clemente. En esta sección D´s reafirma el pacto con el pueblo de Israel:
“Entonces dijo D´s: he aquí que establezco un Pacto. Ante todo tu pueblo haré prodigios que no fueron hechos antes en ningún lugar de la tierra y ante ningún pueblo y verá entonces tu pueblo la obra del Eterno porque haré cosas terribles contigo”
(Éxodo 34: 10)
Los dos últimos días de Pesaj evocan el cruce del Mar Rojo y la liberación definitiva de la esclavitud. De acuerdo al relato de la Torá, el pueblo empezará a tomar la responsabilidad de su nuevo status y deberá prepararse para recibir los Diez Mandamientos, hecho que celebraremos dentro de cuarenta y cinco días en la fiesta de Shavuot.


Shabat Shalom y Jag Sameaj

Rab. Ruben Saferstein