jueves, 24 de febrero de 2011

LA PARASHAT DE LA SEMANA


MENSAJE DEL RABINO

Parashat Vayakhel
פרשת ויקהל


Existe una tradición que dice que la transgresión del pueblo de Israel en el episodio del Becerro de Oro ocurrió el día de Kipur, y que el perdón de D´s se dio también en ese día.
Basado en esta tradición, el comentarista Rashi interpretó que los eventos señalados en la parashá que leemos esta semana, Vaiakel, ocurrieron el día después de kipur.
Esta lectura es muy corta y comprende la recapitulación de las instrucciones que se referían al diseño y construcción del Tabernáculo.
La parashá comienza con la palabra “Vaiakel”:
“Y reunió Moisés a toda la congregación de los hijos de Israel y les dijo” (Éxodo 35:1)
Esta primera palabra traducida como “Reunió” está relacionada con la palabra Kehilá que significa “Congregación”, y a través de este comienzo se trata de restaurar el sentimiento de unidad existente en el seno del pueblo antes del Becerro de Oro.
El pacto entre D´s y el pueblo de Israel fue restaurado y por ello se procedió a la construcción del Tabernáculo.
Esta tarea la iba a llevar a cabo todo el pueblo, aunque el liderazgo de la misma estaría a cargo de Betzalel y Ohaliab tal como leemos:
“Y les dijo Moisés a los hijos de Israel: Sabed que el Eterno ha elegido a Betzalel, hijo de Uri, hijo de Jur, de la tribu de Judá. Él le llenó de Su espíritu, otorgándole singular entendimiento y sapiencia e idoneidad para toda obra, para concebir ideas, para trabajar el oro, la plata y el cobre” (Éxodo 35:30-32)
Betzalel y Ohaliab serían los artesanos que liderarían y supervisarían todo el proyecto.
Betzalel significa “en la sombra de D´s”. El versículo señala tres atributos en él: entendimiento, sapiencia e idoneidad. Rashi explicó estos atributos diciendo que el entendimiento es lo que una persona aprende de otra, la sapiencia resulta de la propia experiencia , y la idoneidad es la inspiración divina.
La tarea de construcción del Mishkán fue explicada con el máximo detalle, cosa que sorprendió a los comentaristas de las sucesivas generaciones que estaban acostumbradas a que el lenguaje de la Torá fuera muchas veces lacónico. El entusiasmo de D´s por la tarea permitió que el texto abundara en detalles sobre cada una de las partes del Mishkán.
El orden de la narración refleja la escala del grado de santidad de los distintos estratos del Mishkán. Así, el Arca ubicada en el Santo de los Santos se menciona en primer lugar, seguida por los tres elementos que formaban parte del Santo: la mesa, la menorá y el altar del incienso.
Luego se mencionan el aceite de la unción y el incienso aromático. Por último, el altar del sacrificio ubicado en el patio exterior.
Esta lectura parecería repetir lo que fue escrito dos lecturas atrás en parashat Trumá, pero el orden de los elementos es un poco diferente en esta lectura.
Con esta construcción, el pueblo tendría un santuario portátil que acompañaría la travesía a lo largo del desierto por espacio de cuarenta años.




Shabat shalom

RAB RUBEN SAFERSTEIN

PALABRAS DE VIDA


Entre nosotros

Cuentan que un día una Sinagoga, que había sido muy famosa, estaba en decadencia. Cada vez había menos congregantes.
El Rabino fue a consultar a un Maestro para que le diera algunos consejos, y así su Comunidad volvería a florecer como en la antigüedad. El sabio dijo que no tenía ninguna palabra en concreto de Dios pero que solamente le podía decir una cosa: el Mesías estaba en el Sinagoga, el Mashiaj estaba entre ellos.
El Rabino regresó a la Sinagoga y contó lo que su Maestro le había dicho a los pocos miembros de su Comunidad. Ellos comenzaron a preocuparse y a preguntarse unos a otros en silencio quien sería el Mesías ¿será Rafael, será Uriel, o acaso será Esther? El caso fue que aquellas personas como no sabían realmente quién era el Mashíaj comenzaron a respetarse los unos a los otros, comenzaron a preocuparse los unos por los otros, a servirse los unos a los otros, pensando que tal vez al que le estaba sirviendo o al que estaban amando o por quien se estaban preocupando era realmente el Mesías.
Nos dice la historia que, poco a poco, la gente comenzó a darse cuenta que en aquella pequeña Comunidad había armonía y había paz y las personas se apreciaban y se llevaban bien y se preocupaban los unos por los otros y se servían los unos a los otros. Las familias comenzaron a ir a la Sinagoga a visitarla y muchos jóvenes desearon entonces integrarse en la Comunidad y ser parte de aquel atractivo lugar, que como nunca antes estaba de nuevo prosperando.
Hoy, alguien me dijo que entre nosotros está el Mashiaj…..

Dr. GABRIEL PRISTZKER
Seminarista

RESUMEN DE LA PARASHAT SEMANAL


Parashá Vayakhel - Y reunió

Resumen de la Parashá

Moshé reunió al pueblo de Israel y les dijo sobre las órdenes del Eterno respecto a la observancia del Shabat: Trabajar seis días y el séptimo descansar, no encender fuego en Shabat.
Asimismo, Moshé ordenó al pueblo la construcción del Mishkán (Santuario) con la indicación sobre las ofrendas que deberían traer, con generosidad de sus corazones, para aportar a la obra. La respuesta de los Benei Israel fue inmediata y cada uno donó la mayor cantidad de objetos. Broches, aros, sortijas, brazaletes, todos elementos de oro, telas teñidas de celeste, púrpura, carmesí, lino fino, cuernos de carnero, elementos de plata y cobre, maderas de acacia, especias para incienso, aceite para las luminarias.
Los príncipes de cada tribu trajeron piedras de ónix y las demás piedras preciosas para engarzar el efod y el pectoral, de la vestimenta del Cohén Gadol.
Moshé informó que el Eterno había designado a Betzalel, de la tribu de Yehudá, como supervisor de la construcción, dado su gran sabiduría y experiencia. Su ayudante fue Oholiav, de la tribu de Dan, quien tenía habilidad para realizar obras de arte, grabados y tejidos.
Betzalel y Oholiav informaron a Moshé que la cantidad de aportes del pueblo eran suficientes y que traían más de lo necesario. Por ello Moshé ordenó que no trajesen más donaciones.
Comenzó la construcción del Santuario, según las mínimas indicaciones del Eterno. Así tomó forma el Mishkán.

COMENTARIO DE LA HAFTARA SEMANAL

TEMPLO DE SALOMON
según la Hagadá de Sarajevo

Haftará Vayakhel

¿Por qué Hiram?

"El rey Salomón envió y trajo Hiram de Tiro. Era hijo de una viuda de la tribu de Neftalí suficiente, y su padre, un residente de Tiro, era un calderero. Estaba lleno de sabiduría, perspicacia y conocimiento, para llevar a cabo todo el trabajo con cobre, por lo que vino al rey Salomón y realizó toda su obra. " Antes de que el verso describe las cualificaciones de Hiram para trabajar en el Templo de Salomón, que él describe como "el hijo de una viuda". Parece que el rey Salomón lo eligió porque era el hijo de una viuda. Salomón se encontraba en medio de erigir un magnífico templo de Dios. Estaba lleno de oro, plata, la declaración elaborada y una gran riqueza. Pero esto iba a ser un lugar de reunión para todas las personas, incluso a los humildes, no sólo para los ricos. Salomón, por lo tanto, seleccionados "el hijo de una viuda", para llevar a cabo algunos de los trabajos más importantes. Hiram se describe como "lleno de sabiduría, perspicacia y conocimiento." En esto, es comparable a Betzalel quien supervisó todo el trabajo en el Mishkán. Sin embargo, la sabiduría de Betzalel, la visión y el conocimiento, no se limitaron a cualquier habilidad o tipo de trabajo. Hiram poseía estas cualidades pero solamente en un área. El rey Salomón estaba enseñando a su pueblo y nosotros, que cada parte del trabajo en el templo tuvo que ser realizado por un "lleno de sabiduría, la comprensión y el conocimiento", para realizar esa obra en concreto. Cada uno de nosotros tiene un área en la que nos especializamos y poseen algún elemento de la "sabiduría, perspicacia y conocimiento." Podemos utilizar esa zona de nuestra mayor capacidad para desarrollar nuestro servicio de Dios.