miércoles, 30 de marzo de 2011

LA PARASHAT DE LA SEMANA


MENSAJE DEL RABINO


Parashat Tazria

פרשת תזריע

Este Shabat es especial como lo fueron los dos anteriores. Su nombre es Shabat Hajodesh y debe su nombre a que estamos por comenzar el mes de Nisán. Cada mes en el calendario hebreo tiene su significado e importancia, pero el mes de Nisán es quizás el más importante ya que en él celebraremos la festividad de Pesaj. Por esa razón, sacamos del Arón Hakodesh dos rollos de la Torá. Leemos del primero la sección Tazria que se encuentra en el capítulo 12 del libro de Levítico y luego el capítulo 12 pero del libro de Éxodo. Parashat Tazria relata acerca de las leyes de pureza e impureza ritual en distintos momentos de la vida de la persona. En esta sección se describe esta situación a partir del momento en que la mujer diere a luz un varón o una niña. Del mismo modo que hemos leído en las secciones anteriores del libro de Levítico, el ritual de la época bíblica estaba basado en la entrega de ofrendas y sacrificios, primero en el Tabernáculo y más adelante en el Templo de Jerusalén. Hemos descripto las distintas categorías de ofrendas. En el caso de la mujer que daba a luz, esta debía llevar a cabo una ofrenda, a fin de eliminar su situación de impureza ritual. La Torá no es un libro de medicina, pero los capítulos 13 y 14 describen el rol de los sacerdotes de Israel en el diagnóstico y tratamiento de enfermedades de la piel conocidas como tzaraat. Esta enfermedad, que en la época moderna llamamos lepra, no era exactamente lo que se diagnosticaba, ya que dicha situación se daba en las personas, pero también en las paredes de las casas y vestimentas. El cohen realizaba procedimientos médicos y también rituales a fin de resguardar la pureza del santuario, esto comprendía el aislamiento temporario de la persona afectada, así como también si se veía en una vestimenta o tela, debía se lavada o quemada, de acuerdo a lo que el sacerdote diagnosticara con respecto a ello. La sección agregada- el maftir- la leeremos del libro de Éxodo, y el texto se refiere al momento en que los hebreos se encontraban en Egipto en vísperas de la décima plaga que azotó al reino. El mes de Nisán, que todavía no llevaba ese nombre, fue considerado el primer mes del calendario hebreo. La Torá no daba nombres a los meses sino que simplemente los numeraba. (l primer mes, el segundo, etc.). Esto se debía al deseo de evitar cualquier conexión con calendarios antiguos que asociaran los nombres de los meses a alguna divinidad pagana. El mes de Nisán además de ser considerado el primero de los meses, era llamado el mes de Aviv, el mes de la primavera. El día 10 de ese mes, cada familia debía cumplir con Pesaj Mitzraim que era la ofrenda de Pesaj, o sea la muerte de un cordero ya fuere por persona, por familia o bien compartido con la familia vecina. Recordemos que todavía no había ocurrido la decima plaga ni la expulsión del pueblo en Egipto, pero ya se prescribía el ritual que comprendía la muerte del animal, ya sea una oveja o una cabra; seguido por la obligación de pintar con la sangre del animal los dinteles de las puertas y así señalar que eran hogares hebreos. El día 14 se comía dicha comida por la noche, acompañada por matzot y hierbas amargas. Ese cordero o cabrito debía ser asado y consumido con rapidez, ya que esa noche se produciría la décima plaga y como consecuencia de la misma, la salida de los hebreos de Egipto. Ya quedaba establecido en la Torá que sería un día de fiesta para D´s desde ese momento y a lo largo de los tiempos. Así se instituyó la fiesta de Pesaj. que si bien no prescribe hoy la muerte de una oveja o cabrito, ni tampoco pintar con sangre los dinteles de las puertas, es lo que celebramos en nuestros días junto a la lectura de la Hagadá. Esta forma actual es llamada Pesaj La Dorot, Pesaj para las generaciones. El mes de Nisán comenzará el martes 5 de abril y si D´s quiere estaremos celebrando Pesaj la noche del 18 y 19 de Abril.

Shabat Shalom


Rab. Ruben Saferstein

RESUMEN DE LA PARASHAT SEMANAL


Parashá Tazría - Concibiere


El Eterno se dirigió a Moshé, indicando las leyes referidas a la mujer parturienta, quien al dar a luz un hijo varón, será impura durante siete días y durante treinta y tres días se purificará. En el octavo día se circuncidará al recién nacido. Si diere a luz una niña, será impura dos semanas y se purificará durante sesenta y seis días. En ambos casos de nacimiento, la mujer, una vez purificada, deberá dar ofrenda de expiación ante el Cohén en el Tabernáculo, consistente en un cordero y, si no fuere posible, presentará dos tórtolas o dos pichones de paloma. Si una persona contraía la enfermedad de tzaráat (padecimiento comparable a la lepra) debía ser traído frente al Cohén Gadol o uno de sus hijos, quien debía examinar al enfermo y sería declarado impuro. Tenía prohibido entrar al Santuario. Se lo aislaba durante siete días y luego se lo volvía a examinar. Si aun mantenía la afección, debía continuar aislado durante otros siete días y luego, si la mancha no se extendía, se lo consideraría puro. Las leyes relacionadas con la tzaráat se extienden en diversas condiciones dadas por el Todopoderoso. Incluso si la ropa hubiera tenido mancha de lepra, también debía ser presentada ante el Cohén y se mantenía aislada esa prenda durante siete días. Luego debía ser examinada nuevamente por el Cohén y si la mancha se hubiera extendido, sería impura. Debía quemarse la ropa. En caso de no haberse extendido la mancha, sería lavada la mancha y separada la ropa durante otros siete días. Al cabo de ese tiempo, el Cohén veía si la mancha no cambió de color, determinando que sea quemada la prenda.

LA HAFTARAH DE LA SEMANA


CONTENIDO



El Shabat antes de Rosh Jodesh Nisán es llamado Shabat Hajodesh. En Rosh Jodesh Nisán, el Pueblo Judío recibió la primera de todas las 613 mitzvot .

La santificación de la luna. Por la virtud de esta mitzvá, el Pueblo Judío adquirió el control sobre el tiempo, teniendo la posibilidad de santificar a la luna para establecer el periodo de los meses y determinar así en qué días las fiestas de Pesaj, Shavuot, Sucot, etc. van a caer, siendo esto diferente de Shabat, que es fijo y viene cada siete días, a pesar del hombre. Así el hombre se convierte en un socio con D´s para santificar el tiempo –D´s a través de la santidad fija de Shabat, y el Pueblo Judío a través de las fiestas. En parashat hajódesh se lee acerca del sacrificio de Pesaj que debieron comer los hijos de Israel en la tierra de Egipto y en esta haftará leemos acerca de los sacrificios ofrecidos en Pesaj en épocas del Templo. La profecía expresa la esperanza de que el Templo sea restaurado al finalizar el exilio en Babilonia.