lunes, 25 de abril de 2011

LA PARASHAT DE LA SEMANA



MENSAJE DEL RABINO



PARASHAT KEDOSHIM
פרשת קדשים



“Y le dijo el Eterno a Moisés: Diles a los hijos de Israel Seréis Santos porque Yo, el Eterno, vuestro D´s, Soy Santo” (Levítico 19:1)
Esta parashá es central en el libro de Levítico y constituye a mi entender, la columna vertebral del judaísmo.
A lo largo de sus versículos, D´s ordena una gran cantidad de leyes de carácter social, a través de las cuales el judío debe conducirse a lo largo de su vida.
La Torá no prescribe solamente obligaciones de tipo religioso entendidas como las ofrendas y los sacrificios detallados en la primera parte del libro. Comprende también lo que conocemos como las “mitzvot bein adam le javeró”, los mandamientos entre el hombre y su prójimo.
El pueblo de Israel habiendo salido de Egipto se dirigió hacia la Tierra Prometida. Allí se dedicaría a la agricultura y a la pequeña ganadería, y por ello, muchas de las prescripciones de comportamiento hacia el prójimo tenían que ver con el campo.
“Cuando cosechareis lo sembrado en vuestra tierra, no segaréis hasta el límite de tu campo ni recogeréis el fruto caído de tu viña. Dejaréis todo eso para el pobre y para el forastero.” (Levítico 19: 10)
Entendemos de este versículo que el propietario de la tierra debía dejar un sector de la misma para los pobres y extranjeros, quienes podrían recoger el producto dentro de ese sector. Esto lo vemos descripto de forma muy grafica en el libro de Ruth, que leeremos si D´s quiere en Shavuot , y que mostraba ya en la época bíblica la consideración hacia al persona necesitada.
D´s lo ordena y no lo deja al libre albedrio del propietario. Debía dejar parte de su campo para estas personas, y de allí vemos como existió la responsabilidad dentro de la sociedad hebrea hacia toda la población.
“No robaréis, ni obraréis con doblez, ni mentiréis al prójimo”… No oprimirás al prójimo ni le robaras. No demorarás el pago del jornal del asalariado toda la noche hasta la mañana siguiente” (Levítico 19:11, 13)
La Torá habla de dinero, de pagos, jornales y responsabilidad del empleador hacia su jornalero. No se podía retener el pago de la persona ni un solo día. No se lo podía engañar de ninguna manera y si había juicios no se podía favorecer a nadie, tanto el rico como el pobre debían ser juzgados con equidad.
“Y si un extranjero viviere contigo en la tierra no lo engañarás; antes bien lo tratarás como a un nativo, amándolo como a ti mismo, por cuanto extranjeros fuisteis en la tierra de Egipto. Lo ordeno, Yo vuestro D´s” (Levítico 19:33)
La tierra de Israel iba a recibir a personas de otras naciones por distintos motivos, y con el ejemplo de que los hebreos fueron extranjeros en la tierra de Egipto y allí oprimidos y esclavizados, debían conocer perfectamente lo que sentía un extranjero con falta de idioma y dificultad de adaptación a la nueva tierra. Por eso el énfasis de la Torá en el trato hacia esta población.
Esta parashá se enmarca dentro de lo que los comentaristas titulan el “Código de Santidad”. La palabra Kadosh trasciende el concepto meramente religioso, para formar parte de la vida cotidiana y es por eso que la parashá Kedoshim sigue teniendo vigencia en nuestros días al poder trasladar perfectamente los conceptos del texto a nuestra sociedad.
Shabat Shalom

Rab. Lic. Ruben Saferstein

RESUMEN DE LA PARASHAT SEMANAL



Resumen de la Parashá


En el comienzo de esta parashá el Todopoderoso le transmite a Moshé una exhortación para el Pueblo de Israel, quienes debían ser “santos” (kedoshim). Este alto grado de espiritualidad comprendía el respeto a los padres, la observancia del Shabat, la no-adoración de ídolos.
Se prohíbe comer de ofrendas luego del segundo día de ofrecida, y por ello debía quemarse. Cuando se coseche lo sembrado, se dejará sin recolectar los límites del campo y las espigas caídas, que quedarán para los pobres y los forasteros. No se debe comer de frutos de árboles dentro de los primeros tres años de plantados.
Se prohíbe tatuarse o mutilar partes del cuerpo. No se pueden hacer mezclas anormales, como cruza de animales, entretejido de lana y lino (shaatnez), etc.
Recuerda el Eterno la prohibición de robar, de mentir al prójimo, calumniar. Los Benei Israel deben comportarse honestamente, no debiendo demorar la remuneración a sus obreros, como observar que la balanzas y pesas sean exactas. Los jueces deben ser imparciales en sus dictámenes.
El judío no puede acudir a nigromantes ni a adivinos, ni practicar adivinanzas o magias. Está prohibido cortarse los contornos del cabello y de la barba.
El judío debe ser compasivo, considerado, amar a sus semejantes como a sí mismo.
Son reprimidos los pecados de adulterio, violación y perversión.
Los Hijos de Israel deben observar una vida de pureza y moralidad.

LA HAFTARAH DE LA SEMANA



HAFTARÁ KEDOSHIM
AMOS 9:7 - 9:15


Para el profeta Amós, si Israel no vive de acuerdo con la Torá, no es mejor pueblo que los etíopes o los filisteos.Generalmente debe haber una analogía entre la Haftará y la Parashá correspondiente. Pero en el caso de esta Haftará, más que una analogía, representa un complemento de la Parashá Kedoshim. Porque si bien en la Parashá se nos pide consagrarnos a D´s y no asimilarnos a las normas y costumbres aberrantes de los idólatras, en la Haftará, el profeta Amós, nos explica una vez más que la opción a la consagración del pueblo de Israel a D´s no existe. Pues si este pueblo se rehúsa a cumplir con su destino de pueblo consagrado a Di-s, destruirá "la relación peculiar" existente entre él y D´s.

"CIERTAMENTE COMO LOS HIJOS DE LOS CUSHITAS, SOIS PARA MI, HIJOS DE ISRAEL, HA DICHO A-DONAI. ¿NO HICE YO ASCENDER A ISRAEL DE LA TIERRA DE EGIPTO, Y A LOS PLISHTIM DE KAFTOR Y A ARAM DESDE QUIR?”
Rashi entiende que la comparación que hace el profeta de los hijos de Israel con los Cushitas debe ser tomada como metáfora. El cita en su apoyo a Jeremías (13:23) donde leemos: "¿Podrá cambiar el Cushita su piel y el leopardo sus pintas?"La situación en la época de Amós era casi desesperante y un cambio radical era poco previsible. Pero no obstante el profeta Amós, como todos los demás profetas de Israel, luchará por la idea de Teshuvá, que es el retorno a D´s.

Libro de Levítico y Haftarot en versión castellana.Traducción, supervisión, selección exegética, notas y comentarios del Rabino Marcos Edery

DOS ULTIMOS DIAS DE PESAJ




LUNES Abril 25 7 º día de Pesaj - Shevi'i Shel Pesaj
Por la mañana el servicio. Se recita Halel. Dos rollos de la Torá son sacados del arca. Las lecturas son: Exodo 13:17–15:26 y Números 28:19–25. La Haftará: II Samuel 22:1-51.
Los sacerdotes bendicen a la congregación con la bendición sacerdotal en la oración de Musaf.
Comida de almuerzo festivo.
Oraciones por la noche. Después de la Amidá, el recuento de los 7 días del Omer.
Velas de luz para el día 8vo. de Pascua por la noche, utilizando una llama existente, y recitar la bendición.
Comida de la fiesta festiva, con el kidush.

MARTES 26 Último día de Pesaj - Acharon Shel Pesaj
Por la mañana el servicio. Se recita Halel. Dos rollos de la Torá son sacados del arca. Las lecturas de la Torah son: Torah reading: Deuteronomio 15:19-16:17 y Números 28:19-25. La lectura de la Haftarah: Isaías 10:32-12:06.
El servicio conmemorativo Yizkor se recita después de la lectura de la Torá.
Los sacerdotes bendicen a la congregación con la bendición sacerdotal en la oración de Musaf.
Comida de almuerzo festivo.
En este último día de la Pascua nos esforzamos para el más alto nivel de libertad, y nos centramos en la redención final.





Oraciones por la noche. Después de la Amidá, el recuento de los 8 días del Omer.
Después de caer la noche, lleve a cabo la ceremonia de Havdalá, omitiendo las bendiciones de las especias y en la vela.
Con la caída de la noche es el final oficial de Pesaj. Esperar una hora para dar el tiempo suficiente para la recompra de su jametz antes de comerla.






MIERCOLES Abril 27
Al día siguiente la fiesta se conoce como ISRU Jag.Está prohibido ayunar en este día.